El «milagro portugués» ha tenido poco de milagroso: bajada de salarios que ya eran muy bajos en comparación con Europa y generalización de la precariedad.


Hace poco más de dos años que llegó al poder en Portugal una coalición de izquierdas, el gobierno de la «geringonça», formado por el Partido Socialista (PS), el Bloco de Esquerda (BE), los ecologistas y el Partido Comunista de Portugal (PCP). Con este equilibrio se logró lo que la prensa internacional llamó «la salida de la crisis»reducción de déficit y deuda del estado hasta los parámetros de la «austeridad» exigidos por la UE, un aumento del PIB -que parece ahora revertirse- y una cierta reducción del desempleo sostenida, como en España y Grecia, por el descenso de unos salarios que ya eran bajos -676€ de SMI- y la generalización de la precariedad.



La mezcla de aventuras imperialistas y desventuras accionariales del capital portugués es la viva expresión de la imposibilidad de desarrollo independiente del capital nacional en la Europa -y el mundo- de hoy



El «milagro» tiene poco de milagroso. Eso sí, la burguesía portuguesa se siente feliz de haber sobrevivido al mando después de tener que ceder terreno a los imperialismos «amigos» como nunca hasta ahora. En los primeros años de la crisis tuvo que aceptar en sus consejos de administración a la cleptocracia angolana y lavar su dinero. Consiguieron recuperar una cierta tranquilidad solo tras ceder el grueso de su banca al capital español (Santander y La Caixa) y aceptar que las inestabilidades propias del imperialismo angolano se tradujeran en la contabilidad nacional. También han tenido que ceder algunas de sus mayores compañías al capital chino -despertando las alarmas de la UE... Eso sí, que otros imperialismos «mordieran» en casa, no quitó para que el capital portugués dejara de intentarlo también. No solo en Mozambique -con Mota Engil a la cabeza- o Cabo Verde, sino incluso sacando algún contrato para la reconstrucción de Siria. Con un estado tan debilitado que depende de España para promocionar su turismo, asegurar los riegos en sus principales regiones agrícolas e incluso apagar los incendios, la mezcla de aventuras imperialistas y desventuras accionariales del capital portugués es la viva expresión de la imposibilidad de desarrollo independiente del capital nacional en la Europa -y el mundo- de hoy.

LOS TRABAJADORES VUELVEN A LA ESCENA


Lo significativo es que la combatividad está ahí de nuevo, campeando en 
huelgas de ferroviarios que luchan por subidas salariales, estibadoresprofesores y funcionarios del estado. Estas luchas dan señales de una tendencia endógena a la extensión entre sectores por encima de los convenios y los sindicatos. Es decir, las cuestiones no resueltas en las olas de luchas que recorrieron el mundo desde los sesenta a finales de los ochenta, se están planteando de nuevo, casi desde el primer momento, aunque de una forma muchas veces confusa.Mientras la pequeña burguesía, muy afectada por la proletarización en un país que ha sufrido «los ajustes» como pocos, se agita cada vez más, los trabajadores comienzan a movilizarse. Como en otras partes de Europa, vuelven las huelgas... y con ellas los sindicatos, tratando de encuadrar las luchas. Las reivindicaciones básicas son la descongelación salarial, los pagos atrasados e incluso aumentos salariales, como ya vimos en la huelga del personal de Ryanair en Semana Santa.

Las cuestiones no resueltas en las olas de luchas que recorrieron el mundo de los 60 a los 80 se están planteando de nuevo, casi desde el primer momento, aunque de una forma muchas veces confusa.




huelga de profesores en Portugal: https://www.20minutos.es/noticia/1843724/0/huelga-paros/portugal/educacion-profesores/

Como en todo el mundo, los trabajadores portugueses necesitamos, más que nunca, dotarnos de organizaciones políticas propias que sirvan para desarrollar la conciencia de clase y unificar y extender las luchas. Por desgracia, en Portugal, la debilidad, la represión y el aislamiento nacional de los trabajadores durante el siglo XX no permitieron la aparición y supervivencia de minorías internacionalistas cuyo trabajo nos sirva hoy de base para enmarcar la experiencia concreta de las luchas pasadas en su marco global. Queda un trabajo inmenso por hacer




Como en todo el mundo, los trabajadores portugueses necesitamos, más que nunca, dotarnos de organizaciones políticas propias que sirvan para desarrollar la conciencia de clase y unificar y extender las luchas.
Huelga de ferroviarios: seguimiento del 85%

Traduce-Translate-Μετάφραση

Etiquetas

comunicación proletaria solidaridad internacional internacionalismo chile solidaridad con lxs presxs grecia anticapitalistas contra la represión acción directa comunistas lucha de clases textos Territorio Mapuche protestas sociales english estado español (españa-XPAIN) Alemania Argentina internacionalismo proletario memoria méxico detenidas Shile Venezuela francia guerra de clases solidaridad proletaria internacionalista kurdistán okupacion presos políticos EEUU análisis feminismo por el comunismo / por la anarquia Italia Palestina Rojava anarquistas disturbios migrantes noticias oaxaca Siria Ukrania anticarcelario antipatriarcado contra el capital contra el trabajo contra la democracia antifascismo brasil fotos francés guerra a la guerra huelga general huelgas lucha revolucionaria policía asesina solidaridad proletaria contra caridad cristiana 1º de mayo Barcelona Mediterráneo Turkia contra el estado policial contra el nacionalismo contra la patria expropiación guerra social huelga de hambre insurrección mujer pintadas refugiados revueltas República Dominicana UK Uruguay antimperialismo caribe contra el fascismo contra la sociedad cárcel contra las elecciones defensa de la tierra desalojos son disturbios haití lucha obrera lucha proletaria lucha social revolución comunista trabajadores y estudiantes Ecuador Egipto Polonia Portugal Rusia atentados bélgica chalecos amarillos comunicados contra el reformismo y el oportunismo contra la burguesía desaparecidos euskalherria indepedencia de clase libertad para todxs reflexión solidaridad de clase trabajadores en lucha violencia revolucionaria África 8 de marzo Catalunya Chequia G20 Israel Paraguay República Checa ZAD américa del sur antimilitarismo de clase antinazis autonomía de clase brigadas internacionales contra el mundial de fútbol contra la iglesia católica contra la religión contra las fronteras contra las ongs cuba despidos extradicción grupos autónomos historia irak no borders pegatas perú proletarixs internacionalistas protestas revolución social sabotajes santiago maldonado saqueos teoría terrorismo un patriota un idiota América del norte Arabia Saudí Argelia Bosnia Bulgaria CNA China Cibao Claudio Lavazza Colombia Corea del Norte DIY Filipinas Flora Sanhueza Gabriel Pombo da Silva Golpe de estado Gran Bretaña Hambach Forest India Kosovo Liberia Marcelo Villarroel Marco Camenish Nicaragua Portland Punki Mauri Presente! RIF Sebastian Oversluij Sudán Suiza Tunez Túnez Val di susa Vietnam Yemen Zaragoza agitación angry anticapitalismo antidesarrollismo antirracismo ateismo autodefensa barrios proletarios berlín caja de resistencia ccf censura contra el fracking contra la guerra contra la reforma laboral contra la unidad nacional contra las olimpiadas crítica de la ideología deconstrucción derecho al aborto derecho de autodeterminación derrotismo revolucionario dirección donbass día del joven combatiente encuentros exilio feminicidio feria gilets jaunes guerra comercial guerra sucia indymedia interseccional ioannina jornadas jornadas anárquicas kobane latinoamérica marruecos minería no Tav normalistas organización organización anarquista programa propaganda. affiche pueblos originarios registros resistencia revolución internacional revolución socialista san francisco somos lxs nietxs de las brujas que nunca pudisteis quemar turismo = miseria social