Durante los últimos diez días, Argelia ha sido escenario de manifestaciones masivas de escala sin paralelo. El viernes 1 de marzo, según las fuentes policiales, casi 800,000 personas se manifestaron en Argel y decenas de miles en otras ciudades. Los manifestantes protestan contra la candidatura de Bouteflika para un quinto mandato presidencial.

Miles de personas han salido a las calles de Argelia durante las últimas semanas para protestar contra el presidente, Abdelaziz Buteflika, y su intención de presentarse a un quinto mandato, en uno de sus mayores desafíos en sus cerca de 20 años en el poder y signo de una resistencia ante un 'establishment' que se ha escudado tras el mandatario para mantener sus privilegios.

Las protestas se han ido expandiendo a numerosos sectores de la población y han provocado fisuras en el gubernamental Frente de Liberación Nacional (FLN) y el principal sindicato, la Unión General de Trabajadores de Argelia (UGTA). En general están teniendo un carácter pacífico y se han saldado por el momento sin disturbios relevantes.

 La magnitud de las manifestaciones ha impedido hasta ahora el uso de la represión (2), que es la regla cuando los manifestantes son pocos: de hecho, suelen disparar...


EL MALESTAR SOCIAL
Argelia, considerada la tercera potencia económica en la región de Oriente Próximo y Norte de África, ha sufrido desde 2017 una desaceleración de su economía debido en parte a un descenso de la producción de hidrocarburos, su principal fuente de ingresos.
Según los datos del Banco Mundial, el crecimiento del PIB fue de un 2,1 en 2017, respecto al 3,3 de 2016, una situación que ha provocado que los amplios programas sociales y subsidios sean difíciles de cubrir y el impacto haya sido notado por la sociedad, cansada además del inmovilismo político y la falta de desarrollo.

Las condiciones de vida de los proletarios son precarias, los salarios son bajos (de 220 a 174 euros mensuales para los trabajadores de acuerdo con los sectores según una encuesta oficial de la ONS) (5), la crisis de la vivienda abunda aún así, la tasa de desempleo, en aumento, se estima en más del 17% y la inflación está galopando (a pesar de las cifras oficiales que pintan la realidad en rosa), etc.

Esto significa que, más allá de la cuestión de las elecciones y de la persona de Bouteflika, son las malas condiciones de vida de las masas, la pobreza, la miseria y la explotación, lo que explica su movilización "inesperada" contra la Morgue imperturbable de los dirigentes burgueses.


Ver, en francés: http://pcint.org/01_Positions/01_01_fr/190303_algerie.htm 


Otras informaciones en prensa:
https://www.europapress.es/internacional/noticia-manifestaciones-argelia-mayores-desafios-buteflika-20-anos-poder-20190309103036.html

https://es.euronews.com/2019/03/01/la-tension-aumenta-en-algeria-en-la-enesima-manifestacion-en-contra-de-bouteflika

https://es-us.noticias.yahoo.com/argelia-contin-protestas-tras-aplazamiento-elecciones-174849554.html


8 de marzo de 2019, día de la mujer proletaria
NO HAY TÉRMINO MEDIO:
o “Huelga” feminista y colaboración entre clases
o Lucha proletaria contra la sociedad burguesa

El próximo 8 de marzo, tal y como sucedió el año pasado, diferentes organizaciones políticas, sindicales y
sociales han convocado una “huelga” feminista a la que están llamadas todas las mujeres del país,
desde la propietaria del Banco Santander (¡o la reina!) hasta la última trabajadora de la limpieza o
del servicio doméstico. Ciertamente, diversas organizaciones sindicales (como CGT y CNT en general,
o CCOO y UGT en sectores concretos como la enseñanza pública) han llamado a trabajadoras y trabajadores
a seguir la huelga. Pero la parte principal del movimiento feminista -cuyo origen es conocido- tiene bien claro,
y así lo subraya siempre que puede, que esto es una lucha “de todas las mujeres”.


En 2018 ya se pudo ver a trabajadoras y patronas, proletarias y burguesas, marchar juntas en una especie
de happening ultra democrático del que, pese al nombre de “huelga”, la economía nacional salió indemne.
Mientras, la prensa burguesa cantaba las loas al nuevo civismo que un evento de este tipo significa.
Después del 15M y su “movilización asamblearia” pacífica y pacifista, el movimiento feminista toma el
relevo en la misma y vieja mixtificación, quitando todo sentido de clase a la convocatoria de huelga,
mediante una movilización masiva sí, pero pacífica y ultrademocrática. Bien lejos está esto de un movimiento
que realmente subvierta las condiciones existentes.


El envite está lanzado: el 8 de marzo las mujeres proletarias están llamadas a dejar de lado los intereses
que les diferencian y les oponen a las mujeres burguesas, a olvidar la explotación cotidiana que sufren
de sus manos… para marchar en una especie de frente único femenino e interclasista que se oponga a
una situación de la cual una parte de las participantes en la protesta se benefician directamente.
El 8 de marzo, por lo tanto, más allá de los sueños revolucionarios de las “feministas de clase”, veremos
a todas las corrientes políticas que representan a la burguesía y a la pequeña burguesía, levantar la
bandera del feminismo para atraer a su lado a la mano de obra femenina, lo que le reporta beneficios
en el puesto de trabajo y masa que movilizar en la calle. Más aún ahora, a la vista de las elecciones generales,
municipales, autonómicas e incluso europeas, cuando hay mucho que pescar en el río revuelto del
electoralismo.

¡Proletarios, proletarias!
En la sociedad burguesa, en el mundo capitalista, la mujer ocupa hoy, y mientras esta sociedad perdure
seguirá ocupando, un lugar doblemente terrible. Mientras que el hombre proletario es explotado en el
puesto de trabajo para extraer de su fuerza de trabajo la plusvalía que mantiene vivo el engranaje del
beneficio, la mujer proletaria padece una situación similar o peor, agravada por el hecho de que sus
condiciones laborales son en muchas ocasiones peores, con trabajos parciales que le fuerzan a no pasar
del nivel de subsistencia porque debe ocuparse también del trabajo doméstico y con una regulación legal
completamente precaria. Mientras que el hombre proletario padece la violencia cotidiana de la sociedad
capitalista en forma de accidentes laborales, “tragedias” diarias como los accidentes de circulación,
enfermedades derivadas de la insalubridad de las ciudades, etc. la mujer proletaria suma a todo ello
una violencia dirigida específicamente hacia ella por el hecho de ser mujer y que se levanta sobre la odiosa
herencia del machismo social y legal. Finalmente, mientras que el hombre proletario está siempre en riesgo
de ser arrojado al basurero cuando su trabajo no sea necesario para los capitalistas, cuando una nueva
crisis económica vuelva sobrante la mano de obra disponible en el mercado, para la mujer proletaria está
situación es doblemente trágica en la medida en que sobre ella pesa casi siempre la responsabilidad
última del cuidado familiar, de los hijos y de los parientes no aptos para el trabajo. Y así un largo etcétera
que vuelve intolerable la posición de la mujer proletaria en el moderno, civilizado y democrático mundo
capitalista.
Pero esta situación no tiene sus raíces en ningún tipo de naturaleza intrínsecamente perversa de los hombres,
para la inmensa mayoría de los cuales, proletarios, la presión social ejercida sobre las mujeres proletarias
no reporta ningún beneficio ni logran con ella salir de la vida de miseria que la clase burguesa les depara.
Como tampoco las tiene en ningún tipo de “estructura” social situada más allá de las clases sociales como
el llamado “patriarcado”, un término queridísimo para la burguesía y sus portavoces intelectuales, con el
que escamotean la realidad social: un modo de producción, el capitalista, que se basa en la extorsión de
la plusvalía a la clase proletaria en su conjunto, y  una sociedad, la burguesa, dividida en clases y sustentada
en la violencia cotidiana contra la mayor parte de la población. Esta sociedad y este modo de producción
son los verdaderos responsables de la situación que sufre la mujer y, sobre todo, la mujer proletaria.


Por supuesto que son mayoritariamente los hombres quienes ejercen directamente violencia contra las
mujeres: la mayor parte de la patronal son hombres, como lo son la mayor parte de quienes asesinan a las
mujeres dentro de la familia o quienes abusan de ellas en cualquier situación. Pero igual que la explotación
laboral no existiría sin las condiciones sociales que la permiten, y sobre la cual se levantan sacando de ella
el máximo provecho, la violencia que emana precisamente de estas condiciones sociales no existiría en caso
de no existir estas.
Por supuesto que la opresión sobre las mujeres ha existido antes que el capitalismo hiciese su aparición en
la historia, pero bajo el sistema capitalista esta opresión se ha redoblado. Es este sistema su último garante:
es en el capitalismo donde la mujer proletaria ocupa la parte más débil dentro de la clase social más débil
y la situación que sufre debido a ello es responsabilidad única y exclusiva de una sociedad que sólo puede
mantenerse en pie condenando a estratos cada vez mayores de la población a subsistir como esclavos
que sufren todas las violencias existentes.


La burguesía, en aquella época en la que prometía derribar todas las opresiones, cuando enarbolaba
la bandera de la libertad y la igualdad contra las clases dominantes feudales, prometió también liberar
a la mujer de siglos de cadenas y subordinación al hombre. Hoy, en su fase senil y decadente, la burguesía
no sólo ha heredado esta opresión, sino que la ha hecho parte consustancial de su sistema de gobierno
social dejando únicamente la esperanza (que para los comunistas revolucionarios es una certeza) de que
ambas desaparecerán juntas de la historia.


¡Proletarios, proletarias!
La “huelga” del 8 de marzo, lejos de combatir realmente la situación de la mujer en la sociedad capitalista,
lejos de evidenciar que es un sistema basado en la explotación de la inmensa mayoría de la población el
que genera esta situación (y que, por lo tanto, sólo la lucha de la clase proletaria, compuesta por hombres
y mujeres unidos por su situación social y no por ningún otro criterio, podrá liquidar la opresión femenina),
llama a la unión... entre mujeres de toda clase social. Llama a la solidaridad entre burguesas y proletarias
en razón de su sexo, llama a hacer un paréntesis en la oposición cotidiana e irreconciliable que existe
entre obreras y empresarias… para pedir al Estado burgués que solucione (¿quién sabe cómo?) la
“situación de la mujer”, en la cual entran por igual los problemas de la alta ejecutiva que no puede
progresar en su carrera laboral (basada en la explotación del trabajo asalariado proletario) y los de la
empleada de la limpieza que recorre cada día media ciudad buscando portales que limpiar y con los
que asegurar la comida de sus hijos.


La “huelga” del 8 de marzo tiene una función principal: movilizar a las proletarias detrás de la burguesía
y de la pequeña burguesía para mantenerlas alejadas del terreno de la lucha de clase.  Después de una
larga crisis económica que ha empobrecido los hogares proletarios, que ha echado a un lado del camino
a cientos de miles de hombres y mujeres que sólo pueden aspirar a subsistir sin que su trabajo valga
prácticamente nada en ningún sitio, la burguesía necesita movilizar continuamente al proletariado
detrás de la bandera democrática de la colaboración entre clases, el respeto y la confianza en la
legalidad, la fe en que sólo el Estado burgués puede solucionar los problemas particulares y generales
que son cada vez más acuciantes. Aquí es donde entra el feminismo, una ideología reaccionaria
que justifica la solidaridad entre las clases, que llama a los proletarios y a las proletarias a no pensar
siquiera en levantar sus armas de clase históricas y a esperar sentados (o paseando) que el maná de
la justicia social les caiga del cielo.


¡Proletarios, proletarias!
Movilizaciones democráticas e interclasistas como las del 8 de marzo forman parte del bagaje que
la burguesía ha ido obteniendo a lo largo de su experiencia histórica de dominio sobre el proletariado.
Doctrinas como el feminismo son armas que, de igual manera, ha ido perfilando para desarmar
teóricamente a la clase proletaria.
Pero a esta experiencia acumulada por la burguesía, la clase proletaria debe oponer las lecciones
que ella misma puede extraer de su historia: únicamente por la vía de la lucha de clase, es decir,
del enfrentamiento directo con la burguesía en defensa de sus condiciones de vida y de trabajo,
la clase proletaria puede poner coto a los desmanes burgueses. Y sólo apuntando al corazón de la
propia burguesía, sólo afrontando la necesidad de la lucha revolucionaria para acabar definitivamente
con el mundo capitalista, se puede extirpar la raíz de estos desmanes.
La historia de la clase proletaria es rica en ejemplos de lucha en los que las mujeres han tenido el papel
protagonista: mientras que las mujeres burguesas, colocadas ante el dilema de luchar por sus intereses
o mantener la paz social, siempre han acabado por recular, las mujeres proletarias han dado una y otra
vez su vida por defender los intereses de su clase social. Es por ello que los comunistas revolucionarios
podemos afirmar una y otra vez que únicamente la lucha de clase del proletariado ha hecho bandera de
la emancipación social de la mujer.
Hoy la clase proletaria se encuentra en lo más hondo de la depresión de su ciclo de lucha.
Las movilizaciones del tipo 8 de marzo próximo, las ideologías abiertamente burguesas como el feminismo,
la colaboración democrática entre clases… si bien muestran que la burguesía cada vez pone más esfuerzo
en poner en circulación fuerzas de presión contra la clase proletaria, también enseñan que ésta aún no
dispone de las fuerzas necesarias para sacudirse el letargo de décadas que pesa sobre ella. Pero,
de la misma manera que todo el esfuerzo que pone la burguesía en evitar el caos social que
su dominio sobre la sociedad ha traído no vale de nada y, una y otra vez, fuertes convulsiones sociales
recorren el subsuelo, todo su trabajo, encaminado a reforzar las cadenas con las que ata política
e ideológicamente a los proletarios, tampoco servirá eternamente. En un mañana que quizá aún esté
lejos pero que, sin duda, llegará, experiencias como las de las “huelgas” feministas, marcarán al
proletariado el camino que no hay que seguir y, entonces, el problema de la mujer en la sociedad
capitalista, como tantos otros, serán puestos sobre los justos términos de la lucha de clase.


¡Proletarios, proletarias!
¡Jamás habrá igualdad entre hombres y mujeres sin acabar con el capitalismo!
¡Jamás habrá solución para los problemas que sufren las mujeres  sin la desaparición del capitalismo!


¡Por la lucha de clase del proletariado de ambos sexos!
¡Por la defensa intransigente de sus condiciones de existencia y de lucha!
¡Por la reconstitución del Partido Comunista!





Febrero de 2019                         Partido Comunista Internacional (El Proletario)              www.pcint.org

México: Llamamiento a la acción este 8 de  Marzo por Féminas Brujas e Insurreccionalistas



Llamado a la acción anárquica este 8 de marzo!!!

A todas nuestras afines en México y el mundo, a todas las brujas en lucha en el universo:
El próximo 8 de marzo se conmemora como cada año el Día Internacional de la Mujer. Para muchas, este día es un día de fiesta y homenajes. Para otras, es una jornada de lucha y reivindicaciones políticas y sociales, por lo que llaman a la huelga general feminista por el derecho básico a la no discriminación, contra la violencia de género que ejercen sobre nosotras en la casa, en la calle, contra los FEMINICIDIOS que suman y se multiplican en el México de la Cuarta, contra los convenios abusivos y la falta de garantías para obtener el mismo salario por un desempeño de igual valor, contra la falta de reconocimiento de las enfermedades propias del trabajo en sectores feminizados, contra el acoso y el abuso sexual en escuelas y centros laborales, contra los recortes presupuestales en detrimento de la madre trabajadora, contra la eliminación de los albergues y refugios para las mujeres víctimas de violencia, etc.
A este último llamado también se suman las compañeras anarcofeministas en general, consecuentes y reflexivas de que nada ha cambiado: no hay nada nuevo con su Cuarta Transformación, son los mismos perros misóginos con diferentes collares. Y también se suman aquellas compas que han asumido “el informalismo insurreccional desde una perspectiva anarca-feminista”, y han constituido sus colectivas de afinidad, pese a haber “sufrido el desprecio y los persistentes ataques de quienes reclamándose cómplices de la Anarquía, les caga la madre aceptar una teoría y una práctica diferente a su manual del (la) buen(a) anarquista”.
Parece ser que todo se reducirá a una gran manifestación política con sus mantas y performances, solo que esta vez habrá más banderas negras y púrpuras que de costumbre. Y tal vez logren su huelga general feminista por ocho pinches horas, limitando la guerra anárquica contra el patriarcado a una fugaz batalla sin mayor trascendencia, olvidando sus propias palabras: “solo hay una forma de confrontar al poder y a la autoridad, y esa es la insurrección anárquica, por eso concebimos la organización anáquica de manera informal mediante las colectivas de afinidad y la conflictividad permanente contra la civilización patriarcal en conjunto” [1].
Compañeras: si queremos hacer la diferencia tenemos que actuar diferente.
Nosotras no somos feministas. Somos ANARQUISTAS. Por eso luchamos contra el patriarcado, no por el feminismo. El feminismo es una ideología más al servicio del poder. El anarcofeminismo es una desviación setentaiochera, una de las mil desviaciones de la gran proliferación de corrientes en el movimiento. Una más, como el anarco-cristianismo, el anarco-sindicalismo, el anarco-pacifismo, el anarco-leninismo, el anarco-islamismo, o cualquier otra de las muchas que acusan algunxs compañerxs, solo que por ser políticamente correctos nunca incluyen este teme y prefieren dejárnoslos a nosotras de tarea.
Compañeras: El discurso del poder también se filtra entre nosotras creando nuevas divisiones que impiden la proyectualidad de la guerra anárquica.
Como nos recuerdan en su comunicado “luchar contra el sexismo y la misogínia es luchar contra el género, y luchar por destruir el género, es luchar por destruir la civilización patriarcal (…) Nuestra lucha es la misma”. Con más razón: no le pongamos límites a la revuelta. Que no se queden nuestros deseos de destrucción apresados en el atrapasueños. Dejemos que toda la rabia anárquica de “brujas”, “putas”, “feminazis”, “traileras”, “buchonas” y “chanclas”, hierva en nuestras venas y estallé en las calles. Este 8 de marzo (y todos los días) seamos su peor pesadilla.
¡Ni Dios, ni Estado, ni Amo, ni Marido!
¡Contra la civilización patriarcal!
¡Por el control de nuestras cuerpas y nuestras vidas!
¡Por la destrucción del género!
¡Por la tensión anárquica insurreccional!
¡Por la Anarquía!
¡El Estado-Capital, con AMLO o sin AMLO, patriarcado es lo que teje!
F.B.I. (Féminas Brujas e Insurreccionalistas)
Ciudad de México, Jueves 21 de febrero de 2019.
________________________________________________
[1] Aquelarre Anarcafeminista Insurreccionalista e Informalista, “Continuamos propagando la epidemia de rabia anarcafeminista e insurreccionalista: Respuesta pública a un diagnóstico equivocado que circula en Internet.
A lxs anarquistas de México y el mundo, a todas las brujas en lucha en el universo.

ARCHIVO

Traduce-Translate-Μετάφραση

Etiquetas

comunicación proletaria solidaridad internacional internacionalismo chile grecia solidaridad con lxs presxs contra la represión anticapitalistas acción directa comunistas lucha de clases protestas sociales textos Territorio Mapuche revueltas Argentina english estado español (españa-XPAIN) méxico Alemania internacionalismo proletario memoria Venezuela análisis detenidas francia solidaridad proletaria internacionalista Shile feminismo guerra de clases EEUU kurdistán okupacion por el comunismo / por la anarquia presos políticos Italia Palestina Rojava anarquistas disturbios migrantes noticias oaxaca Siria Ukrania anticarcelario antipatriarcado contra el capital contra el trabajo contra la democracia huelga general huelgas lucha proletaria antifascismo brasil comunicados contra las elecciones fotos francés guerra a la guerra lucha revolucionaria mujer policía asesina solidaridad proletaria contra caridad cristiana 1º de mayo Barcelona Ecuador Mediterráneo República Dominicana Turkia antimperialismo contra el estado policial contra el nacionalismo contra la patria expropiación guerra social haití huelga de hambre insurrección pintadas refugiados UK Uruguay caribe contra el fascismo contra la sociedad cárcel defensa de la tierra desalojos son disturbios lucha obrera lucha social proletarixs internacionalistas revolución comunista trabajadores y estudiantes Egipto Polonia Portugal Rusia antimilitarismo de clase atentados autonomía de clase bélgica chalecos amarillos contra el reformismo y el oportunismo contra la burguesía desaparecidos euskalherria indepedencia de clase irak libertad para todxs pegatas protestas reflexión solidaridad de clase terrorismo trabajadores en lucha violencia revolucionaria África 8 de marzo Catalunya Chequia G20 Israel Paraguay República Checa ZAD américa del sur antinazis brigadas internacionales contra el mundial de fútbol contra la iglesia católica contra la religión contra las fronteras contra las ongs cuba despidos extradicción grupos autónomos historia no borders perú propaganda. affiche revolución internacional revolución social sabotajes santiago maldonado saqueos teoría un patriota un idiota América del norte Arabia Saudí Argelia Bolivia Bosnia Bulgaria CNA China Cibao Claudio Lavazza Colombia Corea del Norte DIY Filipinas Flora Sanhueza Gabriel Pombo da Silva Golpe de estado Gran Bretaña Hambach Forest Hong Kong India Kosovo Liberia Marcelo Villarroel Marco Camenish Nicaragua Portland Punki Mauri Presente! RIF Sebastian Oversluij Sudán Suiza Tunez Túnez Val di susa Vietnam Yemen Zaragoza agitación angry anticapitalismo antidesarrollismo antirracismo ateismo autodefensa barrios proletarios berlín caja de resistencia ccf censura contra el fracking contra la guerra contra la reforma laboral contra la socialdemocracia contra la unidad nacional contra las olimpiadas crítica de la ideología deconstrucción derecho al aborto derecho de autodeterminación derrotismo revolucionario dirección donbass día del joven combatiente encuentros exarchia exilio feminicidio feria gilets jaunes grupo Barbaria guerra comercial guerra sucia huelga ilimitada y sin preaviso indymedia interseccional ioannina jornadas jornadas anárquicas kobane latinoamérica marruecos minería no Tav normalistas organización organización anarquista programa pueblos originarios rebelión registros resistencia revolución socialista san francisco somos lxs nietxs de las brujas que nunca pudisteis quemar turismo = miseria social zapatista