Difundimos un texto antiguo del 2018, en un nuevo aniversario de la UP. Nuestra memoria proletaria es un arma cargada de futuro:

 

MEMORIA AUTOCRÍTICA: LA DERROTA DEL PROLETARIADO EN CHILE

La última gran ofensiva del movimiento proletario chileno, y su derrota, se enmarca en el contexto histórico del segundo asalto proletario. Comprendemos este acontecimiento como una gran ola revolucionaria, donde la auto-organización de lxs proletarixs en todo el mundo va desarrollando su propia actividad vital, generando cada vez más tensión social y precipitando al capitalismo a una nueva crisis. Esta ofensiva, se caracterizó por diferentes formas de negación a la sociedad existente, de las cuales podemos destacar: el abstencionismo laboral en fábricas de Italia, el movimiento de ocupaciones en Francia, la toma de terrenos y fábricas en Chile, la proliferación de grupos autónomos de ataque anti-capitalista como el Movimiento Ibérico de Liberación (MIL) en España, la lucidez de grupos como Zengakuren en Japón que fueron pioneros en el mundo en lograr la coordinación de obrerxs, estudiantes y campesinxs teniendo como principal consigna “Ni imperialismo, ni estalinismo”, entre otras.

El proceso revolucionario en Chile se vino fraguando bastante años antes del periodo allendista, su contenido se expresó en la acción autónoma de amplios sectores del proletariado obrero y campesino; principalmente a través de tomas de terreno, ocupación de fábricas, organización barrial y acciones de autodefensa armada, prácticas que en su conjunto apuntaban a recuperar las condiciones de existencia que les había arrebatado el modo de producción capitalista y que conllevaron variadas masacres orquestadas por el Estado, anteriores al Golpe de 1973; entre ellas la masacre de los obreros y estudiantes en Santiago y Valparaíso en 1957 en la llamada “Huelga de la Chaucha”, la matanza de pobladores de la población José María Caro en 1962, el asesinato de trabajadores de la mina El Salvador en 1966 y la masacre de pobladores ocurrida en Puerto Montt en el año 1968.

Con la asunción al poder de la coalición izquierdista de la Unidad Popular, se comienza a poner en práctica un programa político que anticipaba la derrota de lxs proletarixs de este país, pues estxs abogaban por una política de nacionalización y reforma agraria que en ningún caso apunta a la superación de la sociedad de la mercancía, sino que más bien a su administración por medio de la gestión estatal a partir de la dirección de los partidos socialdemócratas (PC, PS, PR, PSD, MAPU, API).

La izquierda buscaba encuadrar las prácticas de antagonismo proletario en los mecanismos democráticos existentes, filtrando el poder revolucionario de la clase que se constituía lentamente en práctica viva contra el capitalismo. No obstante, el proletariado no se limitó a seguir las políticas democráticas de la Unidad Popular, sino que agudizó sus prácticas por fuera de los canales parlamentarios. Cuando lxs obrerxs comienzan a hablar y actuar por sí mismxs, se comienzan a generar las primeras contradicciones entre el Gobierno y “sus bases”. Con la espontánea ocupación obrera de diversas fábricas, Allende es forzado a nacionalizarlas para prevenir la autogestión de lxs trabajadorxs. Sin embargo, esto no fue suficiente, ya que lxs trabajadorxs chilenxs solo cambiaron un jefe por otro, de Kennecott o Anaconda (1) a la burocracia gobernante. La acumulación del capital es siempre acumulación a expensas del proletariado.

En el mundo rural lxs campesinxs realizaron “espontáneas tomas armadas” por fuera de la autoridad estatal. De hecho, el gobierno no dudó en denunciar “expropiaciones indiscriminadas”, y cuando se vio obligado a legitimar dichas tomas fue gracias a la presión de los campesinos.

En la huelga patronal en octubre de 1972 lxs obrerxs resisten la arremetida de la derecha tomando activamente las fábricas y coordinándose en Cordones industriales autónomos; las tareas que asumían estos era la producción y distribución de productos al mismo tiempo que organizaban la defensa armada contra los patrones (2). Sin embargo, las asociaciones que iban gestando lxs obrerxs seguían confiando en el “compañero presidente”, aunque su gobierno los atacara por ocupar activamente las fábricas que se organizaban sin asistencia sindical o estatal.

En los barrios la aplicación de las Junta de Abastecimiento Popular (instituciones creadas por el gobierno), fueron desbordadas por la auto-organización barrial reorganizada en los Comandos comunales y concretada por el explosivo desarrollo del movimiento poblador. Con la agudización de la lucha de clases “se puede afirmar con toda seguridad que entre 1970 y septiembre de 1973 se registraron en Santiago, al menos, 344 tomas exitosas de terrenos urbanos.” Así mismo, los Comandos comunales se extienden por todo el país; órganos territoriales formados –en primera instancia– como un intento de frenar la ofensiva de la burguesía, pero que terminaron por expresar el afán espontáneo de lxs trabajadorxs por auto-dirigirse, “teniendo acceso a las tareas de organización, dirección y control de la sociedad, como única forma de encarar directamente la resolución de sus problemas económicos y políticos.” (3)

Toda esta autonomía expresada en actos fue recuperada por las diversas organizaciones socialdemócratas del momento; las cuales jugarán un rol importante en este proceso en la medida que el desarrollo de auto-actividad proletaria es frenada por SU programa de “vía chilena al socialismo”.

La guinda de la torta de este permanente ataque de la izquierda a las prácticas de autonomía proletaria es el instante en que el mártir Salvador y su camarilla de burócratas desarman las milicias obreras meses antes del golpe, firmando en octubre de 1972 la Ley de control de armas, dejándolas indefensas ante los militares que ya estaban instalados en su gabinete. Comenzaba así una larga noche para el proletariado chileno.

El 11 de septiembre de 1973, la ultra izquierda de la época, en este caso el MIR –no cayó en la canallada de sus pares políticos que huían del país– no abandonó a lxs proletarixs que resistieron en sus poblaciones y fábricas, pues “el MIR dio órdenes de replegarse en orden y combatiendo. Sus militantes combatieron junto a los obreros pero –conscientes que la derrota del reformismo era inevitable– se retiraban en orden cuando la resistencia era imposible”. En la práctica, el mirirsmo nunca pudo sacudirse de la carga de la UP, pues su transa con el reformismo los había derrotado de antemano. Ya “meses antes del golpe algunos de sus dirigentes obreros más importantes habían roto con su dirección porque la consideraban burocrática y oportunista. En realidad se trata de una dirección que quiere hacer la revolución “para” los obreros, pero que no ha comprendido en absoluto que “la liberación de la clase solo puede ser obra de ella misma.”

El fracaso del proletariado en Chile estaba sentenciado de antemano cuando creyó ingenuamente en sus representantes políticos. Su falta de esclarecimiento teórico acerca de sus propios intereses le llevó a confiar gran parte de su organización a fuerzas externas, llámese: partidos, sindicatos, el poder del Estado, instituciones que obstruyeron una articulación verdaderamente antagónica contra el Capital. Ahora, esta reflexión no es una justificación del proletariado, sino, por el contrario, una autocrítica; ya que fue él mismo quien se conformó con la reforma y la “transición pacífica” al socialismo, con el “socialismo en un solo país” y con la Democracia. Fueron lxs propixs obrerxs quienes creyeron en el “respaldo” del gobierno del pueblo. Pero ya es hora de un ajuste de cuentas con el pasado, es hora de comprender que la revolución social es un conflicto entre la humanidad proletarizada y el capital, y no una lucha entre izquierda y derecha. Es hora de entender que la insurrección no necesita ni de jefes ni de vanguardias que dirijan a la gran masa del proletariado hacia la victoria total, sino que por el contrario, la clase necesita dotarse de su propia organización para combatir el viejo mundo y destruirlo; y por último, es de pronta urgencia entender que quienes hacen revoluciones a medias cavan su propia tumba.

 

NOTAS:

(1) Grandes empresas estadounidenses de extracción cuprífera.
(2) Hay actitudes que rompieron abiertamente con la cotidianidad capitalista; los obreros de la planta textil SUMAR en el contexto del paro nacional de la patronal de octubre de 1972, comenzaron a producir ropa y víveres textiles para entregar a los pobladores aledaños a la fábrica. Estas actitudes responden a una vida comunitaria real que venían forjando los obreros y pobladores del sector, a través de diversas actividades como bibliotecas populares y comedores comunes.
(3) Duque y Pastrana “La movilización reivindicativa urbana de los sectores populares en Chile”, 1972.

https://comunidaddelucha.noblogs.org/post/2018/09/11/memoria-autocritica-la-derrota-del-proletariado-en-chile/

La imagen puede contener: texto que dice "U P"

 

Farsa electoral, represión y huelgas en Bielorrusia


El anuncio oficial de la victoria electoral del presidente Lukashenko en las elecciones presidenciales 

del 9 de agosto, con el 80% de los votos contra menos del 10% de su principal opositora, Svetlana 

Tikhanovskaya, ha desencadenado numerosas protestas en todo el país, porque este increíble recuento

 sólo puede ser el resultado de un fraude masivo. Contrariamente a cuanto acaeció en el 2011 cuando 

las protestas se limitaron a la inteligentsia pequeño burguesa de la capital, Minsk, las protestas han 

tocado ahora a prácticamente todo el país.

El poder ha respondido a las manifestaciones con una represión brutal y masiva (casi 7.000 arrestos,

2 muertos, malos tratos, torturas de prisioneros, uso de balas de goma, la interrupción de Internet, etc.)

sin llegar a calmar a los manifestantes. La rabia de los opositores, al contrario, se ha redoblado, las 

manifestaciones anti gubernamentales se han generalizado en pocos días, llegando a muchas fábricas

y empresas donde han estallado huelgas, en particular contra la represión (como por ejemplo entre 

los conductores de autobús de Minsk, para pedir la readmisión de uno de sus colegas); los trabajadores 

de la televisión han dejado de trabajar, etc. Los llamamientos a una huelga general han comenzado 

a circular desde la semana pasada, aún si inicialmente las huelgas estaban aparentemente limitadas.

Las declaraciones de desprecio por parte de Lukashenko que comparaban a los huelguistas con 

las ovejas y mantenía que el número de estos no superaba los 200 en una gran empresa, han 

tenido el efecto contrario al esperado.

El domingo 16 de agosto se desarrolló en Minsk (así como en otros muchos lugares) una 

manifestación de 100.000 a 200.000 personas para pedir la dimisión de Lukashenko; al mismo

tiempo, la manifestación de apoyo a este ha contado probablemente con menos de 10.000 personas

(60.000 según exageradas cifras oficiales), traídas desde todo el país. El 17 de agosto, cuando iba 

a dar un discurso en la fábrica más grande de la ciudad, MTZ (construcción de tractores), 

Lukashenko delante de una platea de obreros presumiblemente escogidos por la dirección, fue 

pitado estruendosamente; los huelguistas, después, salieron en manifestación. El martes 18 de 

agosto, los sindicatos independientes, que dicen estar detrás de los comités de huelga en las minas

y en varias empresas, han llamado a la generalización de dichos comités y a la rápida formación 

de un “comité de huelga nacional”. Pero después de haber dejado que las manifestaciones de 

los últimos días se desarrollasen pacíficamente, Lukashenko, afianzado por una declaración de 

apoyo por parte de Putin, ha invitado a la policía, el miércoles 19 de agosto, a prevenir 

“desórdenes” en Minsk, cuando ciertas noticias hablaban de un movimiento de huelga... 

Por ejemplo, sostenían que sólo había 2.000 huelguistas de los 16.000 trabajadores de la MTZ, 

donde las manifestaciones de apoyo a la huelga fueron dispersadas por las fuerzas del orden. 

Todavía el 18 de agosto, la producción de cloruro de potasio de las minas de Belaruskali en 

Soligorsk (el mayor sitio de producción del mundo de este mineral) fue completamente bloqueada 

por los mineros en huelga y la continuación de las huelgas fue declarada en muchas empresas 

no obstante las intimidaciones y los arrestos.



Las razones de la cólera

Un pequeño país de poco más de 9 millones de habitantes, Bielorrusia ha visto, por primera vez, 

durante los 26 años de presidencia de Lukashenko, un periodo de notable crecimiento económico, 

facilitado por el petróleo a bajo coste provisto por Rusia (parcialmente reexportado a precios del 

mercado mundial) que es su principal socio económico (representa el 44% de las exportaciones 

bielorrusas y el 60% de sus importaciones) Esta prosperidad, muy relativa pero real si se compara

a la explosión de las desigualdades en un país como Ucrania, explica la popularidad de la cual 

goza desde hace el tiempo el régimen.

Pero las cosas comenzaron a cambiar en los últimos años. El crecimiento económico se ha frenado; 

Bielorrusia tiene cada vez más problemas para pagar sus importaciones de materias primas, 

sobre todo después de que Rusia haya aumentado el precio del petróleo que le vende, mientras 

sus exportaciones de mercancías producidas por un sector industrial poco rentable padecen 

una competencia cada vez más aguerrida. Las crecientes dificultades económicas han llevado 

a las autoridades a aumentar las medidas anti sociales y anti obreras: los contratos colectivos 

de trabajo se han sustituido por contratos individuales de corto término, se han reducido las 

pensiones de vejez y, además, se ha introducido un impuesto sobre las indemnizaciones por 

desocupación. Esta ha aumentado (está cerca del 10%) y los salarios reales han disminuido 

más de un 30% como consecuencia de la inflación (1), todo esto en una situación en la cual 

la libertad de organización y de lucha de los trabajadores están muy limitadas.

 

Bielorrusia y el imperialismo

La importancia de las relaciones económicas con Rusia se traduce inevitablemente en estrechos

lazos políticos entre ambos países. Pese a ello, en el último periodo estos lazos se han vuelto 

más tensos. Bielorrusia ha refutado el proyecto de integración político económica propuesto 

por Moscú y ha hecho varios gestos hacia Europa; se ha vuelto también hacia Estados Unidos 

para adquirir su petróleo después del fin del trato preferencial dado por Rusia. A finales de julio, 

la policía bielorrusa arrestó a una treintena de mercenarios rusos, acusándolos de querer 

desestabilizar el régimen durante las elecciones. Un adversario “democrático” en prisión, 

Barbaryko, había sido acusado previamente de ser un agente de Moscú (2). Estas declaraciones

anti rusas sirvieron efectivamente para alimentar el nacionalismo, que es la principal carta política 

del régimen.

De hecho, apenas estallaron las manifestaciones, Lukashenko ha cambiado de sentido: no es ya 

Rusia, sino la OTAN y Polonia a quienes acusa de quererlo desestabilizar siendo los organizadores 

de las manifestaciones. Putin ha vuelto a lanzar declaraciones –moderadas- de apoyo a su aliado: 

para el líder ruso, que afronta grandes manifestaciones en la parte extremo-oriental de su territorio (3), 

no debe permitirse de ninguna manera el ejemplo de un gobierno cediendo a la presión de la calle.

Los imperialismos occidentales, por su parte, rechazan validar los resultados de las elecciones, 

afirmando su apoyo verbal al “pueblo” de Bielorrusia y han anunciado sanciones económicas 

contra algunos altos responsables del país. En realidad, cuentan con Rusia para evitar que 

Bielorrusia se convierta en otro foco de inestabilidad en esta parte de Europa. Ninguno de estos 

imperialismos se preocupa de la suerte de los proletarios o de la población en general: para ellos

cuenta sólo la defensa de sus intereses, económicos o geoestratégicos.

Para el proletariado la solución no es la unión democrática interclasista, sino la lucha 

proletaria para la defensa de sus intereses de clase.


Los opositores democráticos mantienen “la unión de todas las clases” para lograr la democracia; 

esto no puede ser un objetivo para el proletariado, que necesita urgentemente, en lugar de esto, 

luchar para defender sus propios intereses contra los capitalistas y el primero entre ellos, el Estado 

bielorruso (el sector estatal es aún el dominante en el país): la democratización del Estado no 

cambiará nada su destino. Su participación en los últimos días de lucha ha demostrado el poder 

que posee; hasta ahora se ha movilizado como una fuerza guiada por los opositores democráticos 

y pequeño burgueses. Esto era inevitable dada la ausencia de cualquier tipo de organización y 

de tradición de lucha clasista. Existen muchos sindicatos llamados independientes y “democráticos” 

(BKDP); si bien no son siervos del sistema como los grandes sindicatos que sirven sobre todo

 para disciplinar la fuerza de trabajo, sí que es cierto que son organizaciones colaboracionistas, 

extrañas a las posiciones de clase y reconocidas por las instituciones. Lo han demostrado de nuevo 

en los sucesos recientes. El 12 de agosto lanzaron una declaración pidiendo el fin de la represión 

y la libertad de los presos, pero sin llamar a hacer huelgas, dado que esto implicaría el riesgo de  

"despidos masivos”. Barridos del movimiento, pocos días después (17/08) han llamado a la 

formación de un Comité Nacional de huelga, como hemos visto: pero su formación y su papel 

sería el de bombero social. El objetivo que se han prefijado es, de hecho, dejar salir al país de 

la crisis política poniendo fin a la “situación de doble poder” (entre Lukashenko y su rival) gracias 

a este Comité que sería el único capaz de “empeñarse en un diálogo directo con las autoridades 

acerca de un traspaso del poder” (4) ¡Pero no es del diálogo con las autoridades de donde puede 

salir algo positivo para el proletariado! Sólo la lucha contra esta autoridad, a la espera de tener 

la fuerza de acabar con ella, puede permitir obtener concesiones sustanciales.

Los proletarios de Bielorrusia deben librarse de la unión interclasista y de las ilusiones democráticas 

para tomar la vía de la organización y de la lucha de clase. Han dado ya un primer paso 

movilizándose masivamente contra Lukashenko; los próximos pasos contra el capitalismo, 

cualquiera que sea la forma de gobierno y cualesquiera políticos estén en el poder, no serán 

ni automáticos ni fáciles; pero más allá de los resultados inmediatos del movimiento actual, 

los proletarios de Bielorrusia han dado ya la señal de que el largo periodo de pasividad y de 

resignación impotente de los proletarios europeos va llegando a su fin.

 

¡A los proletarios de otros países les toca confirmar esto y llevarlo a una efectiva solidaridad 

lanzándose, sobre bases de clase, a la lucha contra los capitalistas y sus Estados!


Partido Comunista Internacional

 21/8/2020
www.pcint.org


_____________

(1) https://lvsl.fr/la-bielorussie-se-dirige-t-elle-vers-un-nouveau-maidan/
(2)El banquero Barbaryko ha sido arrestado con la acusación de lavado de dinero a favor de la sociedad rusa Gazprom.
(3)Durante semanas, en Khabarovsk han tenido lugar grandes manifestaciones anti gubernamentales para protestar contra el arresto del gobernador, opositor a Putin.
(4)Ver el comunicado del BKDP y la entrevista a su presidente de 18/08, que es miembro de la OIT (la organización de las Naciones Unidas que promueve la colaboración de clase) y es vicepresidente de la ITUC (confederación de los principales sindicatos colaboracionistas del mundo) https://belaruspartisan.by/politic/509539/

 

NOTA DE PRENSA. Jornadas León Trotsky 2020. Trotsky como alternativa revolucionaria ante la crisis capitalista 

 

 

Al cumplirse 80 años del asesinato del líder revolucionario, la CRT y Lucha Internacionalista, organizaciones políticas anticapitalistas y revolucionarias del Estado español, convocan las Jornadas León Trotsky 2020, en las que a mediados del mes de septiembre se realizarán actos presenciales en las ciudades de Madrid y Barcelona.

 

El 20 de agosto de 1940, el espía estalinista Ramón Mercader, bajo el disfraz de Frank Jackson, ingresó en la casa de León Trotsky en Coyoacán, México, y clavó un piolet en la cabeza del revolucionario ruso. Ramón Mercader era militante del Partido Socialista Unificado de Catalunya y se había infiltrado en los círculos trotskistas en Francia, bajo las órdenes de la NKVD, antecesora de la KGB. El asesino de Trotsky cumplía órdenes directas de Stalin, quien veía a Trotsky como una amenaza directa para el poder de la burocracia en la Unión soviética. El estalinismo español continuaba su camino de traiciones a la revolución mundial, con el método del asesinato político de los opositores, tal como había ocurrido con el dirigente del POUM, Andreu Nin, en junio de 1937.
 

80 años después de su asesinato, el nombre de León Trotsky sigue siendo sinónimo de “revolución”, y por eso sus enemigos se empeñan en denigrarlo, como se ha visto recientemente en la serie de Netflix financiada por el gobierno de Putin, que lo mostraba como un dictador personalista, distorsionando por completo la realidad. Algo que fue denunciado en una declaración internacional por cientos de intelectuales y personalidades de todo el mundo.

 

La obra y el pensamiento de León Trotsky sigue siendo una alternativa revolucionaria, frente a una nueva crisis que los capitalistas intentan descargar sobre la clase trabajadora en todo el mundo. Y sigue siendo una alternativa revolucionaria frente a quienes desde la izquierda reformista sostienen que el capitalismo se puede reformar o humanizar, o a quienes se integran directamente como parte de los gobiernos capitalistas, como en el caso de Podemos e Izquierda Unida, integrados como ministros con los neoliberales del PSOE.

Son momentos en que el sistema capitalista muestra sus brutales contradicciones ante los ojos de millones de personas, especialmente entre la juventud. Más importante que nunca dar a conocer ampliamente a nuevas generaciones las batallas de León Trotsky y el marxismo revolucionario por el socialismo, contra la burocratización de la URSS y el estalinismo a nivel mundial.

Al cumplirse 80 años de su asesinato, la Corriente Revolucionaria de Trabajadores y Trabajadoras (CRT) y Lucha Internacionalista (LI), organizaciones políticas anticapitalistas y revolucionarias del Estado español, convocan las Jornadas León Trotsky 2020 y a mediados del mes de septiembre (con fechas exactas a confirmar de acuerdo a la evolución de la pandemia de Covid-19) en las que realizarán actos presenciales en las ciudades de Madrid y Barcelona.

19-08-2020

Corriente Revolucionaria de Trabajadores y Trabajadoras (CRT) y Lucha Internacionalista (LI)



https://luchainternacionalista.org/spip.php?article3962

 

Beirut: el capitalismo es el asesino,

¡es él a quien hay que combatir y derrocar!


En el momento de redactar este artículo, una semana después de las explosiones que, el 4 de agosto, 

devastaron el puerto de Beirut y gran parte de la capital libanesa, la cifra oficial de muertos 

asciende a casi 170, más 30 desaparecidos y 15.000 heridos, además de miles de personas sin hogar, 

las viviendas de más de 300.000 personas han sufrido daños más o menos graves. El puerto de Beirut, 

por el que pasa el 80% del tráfico marítimo del Líbano, está fuera de servicio por tiempo indefinido, 

mientras que la destrucción de los silos habría significado la pérdida del 85% de las reservas de 

trigo del país, blandiendo la amenaza a corto plazo de la escasez de alimentos. Según estimaciones

oficiales del 7 de agosto, la cifra de daños causados por el desastre podría alcanzar los $ 15 mil 

millones, ¡es decir,  un tercio del PIB!


Aunque algunos líderes libaneses han planteado la hipótesis de un ataque aéreo (los aviones de 

combate israelíes violaron repetidamente el espacio aéreo libanés en los últimos días) o la explosión 

de un depósito de armas, al parecer el desastre se debió a obras que provocaron una primera 

explosión en un galpón que contenía fuegos artificiales que luego detonaron en los galpones 

vecinos un depósito de fertilizante, el mismo producto cuya explosión en la fábrica de AZF 

había causado 31 muertos y cientos de heridos en Toulouse, Francia, en 2001. Pero en Beirut la 

cantidad de producto era 9 veces mayor que en Toulouse: 2.700 toneladas, contra 300 a 400 

toneladas.

Las autoridades han reconocido que no tomaron las medidas de seguridad adecuadas para el 

almacenamiento de este fertilizante, almacenado desde hace 7 años luego de ser descargado 

de un carguero en dificultad cuyo propietario se negó a pagar los costos de reparación y 

mantenimiento. Los servicios de aduanas habrían advertido en varias ocasiones del peligro 

que representaba este almacenamiento, incluso pidiendo una sentencia judicial para obligar 

a la administración portuaria a evacuar este producto. Pero no parece que hayan ido tan lejos 

como para advertir al público y a los trabajadores del puerto...


Se trata pues de un crimen anunciado: ¡la catástrofe estaba destinada a suceder un día u otro! 

La población de Beirut, consciente de la responsabilidad penal de las autoridades, dejó estallar 

su ira: miles de personas se manifestaron durante varios días en Beirut contra líderes políticos, 

durante las cuales funcionarios gubernamentales fueron ahorcados en efigies y los ministerios 

estuvieron ocupados brevemente, a pesar de la presencia masiva de policías disparando balas 

de goma. Los enfrentamientos dejaron varios cientos de heridos.


Los estragos de la crisis económica


La ira de los manifestantes es aún más aguda a medida que el desastre del puerto se suma al 

desastre económico que se ha estado desarrollando durante meses; los proletarios y las masas 

pobres son las primeras víctimas de esta crisis económica sin precedentes y que se ha visto 

agravada por las medidas tomadas contra la pandemia de Covid. La inflación galopa: 90% a 

tasa anual, (pero para los productos básicos el aumento de precios ha llegado al 169% desde 

septiembre), mientras que la tasa de pobreza es oficialmente del 46% de la población (podría 

llegar 60% al final del año). El desempleo alcanza el 35% en el sector formal y hasta el 45% 

en el sector informal. Uno de cada cinco libaneses se ve obligado a saltarse una comida para 

ahorrar dinero, y esta tasa llega a uno de cada tres para los refugiados sirios (1,5 millones para 

la población del Líbano de alrededor de 6 millones). A fines de julio, la ONG “Save the Children” 

estimó que casi un millón de habitantes del área metropolitana de Beirut, la mitad de los cuales 

eran niños, no tenían recursos suficientes para cubrir sus necesidades vitales básicas (incluida 

la alimentación); El 50% de los libaneses, el 63% de los palestinos (la comunidad palestina, 

varios cientos de miles de personas – no se conoce la cifra exacta – se limita en su mayoría a 

trabajos ocasionales mal pagados en el sector informal) y el 73% de los sirios temían no poder 

comer lo necesario en el período venidero (1)...

 


El gobierno dimite para proteger el sistema capitalista


Tras las protestas y el descrédito generalizado, el gobierno decidió dimitir el lunes 10 de agosto, 

después de intentar sofocar la ira llamando a elecciones anticipadas; en su discurso de renuncia, 

el primer ministro incluso tuvo el descaro de denunciar la “corrupción endémica dentro del Estado”. 

Los manifestantes respondieron que la renuncia del gobierno no fue suficiente y que toda la clase 

política debía irse.


Pero en realidad el problema fundamental no es la presencia de políticos ladrones o

instituciones débiles, sino el capitalismo mismo: es el modo de producción capitalista y la ley 

del valor lo que hace que la gente no tome medidas de protección demasiado costosas y que 

condenan a muerte a la población, ya sea en Beirut o en Toulouse. Es el modo de producción 

capitalista el que engendra corrupción, corrupción que es tanto más visible e intolerable cuando 

el país está económicamente en apuros, pero aún está presente.


Es el modo de producción capitalista el que sumerge a los proletarios y las masas en la miseria 

y el hambre para ahorrar ganancias y estrangula a los Estados más débiles para mantener la salud 

de los más poderosos.


El imperialismo francés, por boca de Macron, quiso presentarse casi como el salvador del Líbano 

y de los libaneses; pero insistió en que las autoridades acepten las medidas de austeridad del FMI 

antes de otorgar cualquier “ayuda” que el país necesita urgentemente para evitar la bancarrota (2). 

Además, los proletarios libaneses no pueden haber olvidado las acciones criminales del 

imperialismo francés durante la colonización (la era del “Mandato”) y su papel fatal en la 

confesionalización de la vida política que aún hoy pesa sobre el Líbano.


La crisis económica no golpea solo a los proletarios; las clases medias también se ven afectadas 

y están amenazadas de proletarización. Participan en el movimiento de rebelión, inevitablemente 

trayendo sus ilusiones de reforma democrática y estatal. Pero todas las perspectivas, incluso las 

más radicales, incluso las más “revolucionarias”, de reformar las instituciones son sólo callejones 

sin salida; no pueden conducir a una mejora en la situación de los proletarios y las masas 

empobrecidas. La dimisión o la salida del gobierno y de los diputados sólo puede servir para 

proteger el funcionamiento del sistema capitalista: el capitalismo es el verdadero culpable, 

es él quien debe ser “retirado” por la revolución proletaria; el Estado burgués es su baluarte, 

es él a quien hay que derribar, para asentar sobre sus ruinas el poder dictatorial del proletariado, 

imprescindible para expropiar política y económicamente a la burguesía y empezar a extirpar 

el capitalismo.


Todos los llamados a la “venganza” de las víctimas, todas las perspectivas de la “revolución” 

que dan la espalda a la lucha de clases revolucionaria contra el capitalismo y el Estado burgués, 

no pueden conducir a nada – tal como lo ha demostrado la pretendida “Revolución de Octubre” 

que el año pasado ya se habia saldado con la dimisión del gobierno.


Los proletarios de vanguardia tendrán que aprender de esto y comprometerse, en colaboración 

con los proletarios de todos los países, en la reconstitución de los órganos esenciales para 

conducir esta lucha proletaria, y en primer lugar el partido de clase, internacionalista e 

internacional; es una tarea que no puede realizarse de la noche a la mañana, pero que debe 

emprenderse sin demora para acabar para siempre con este modo criminal de producción.


Partido Comunista Internacional, 12 de agosto 2020

www.pcint.org


____________

(1) cf “Save the Children”, comunicado de prensa del 30/7/2020


(2) El gobierno libanés había solicitado una línea de crédito de 10 mil millones de dólares al FMI. 

El ministro de Relaciones Exteriores francés, el ex "socialista" Le Drian, llegó a Beirut el 8 de julio 

para decir que no se otorgaría nada hasta que se implementen las “reformas”. Cuando la burguesía 

habla de “reformas”, ¡se refiere a ataques antiproletarios!

ARCHIVO

Traduce-Translate-Μετάφραση

Etiquetas

comunicación proletaria solidaridad internacional internacionalismo chile grecia solidaridad con lxs presxs comunistas contra la represión acción directa anticapitalistas lucha de clases protestas sociales textos revueltas Territorio Mapuche english francia Argentina estado español (españa-XPAIN) memoria méxico Alemania Venezuela análisis detenidas guerra de clases internacionalismo proletario EEUU feminismo solidaridad proletaria internacionalista Shile kurdistán okupacion por el comunismo / por la anarquia presos políticos Italia anarquistas huelgas lucha proletaria Palestina Rojava antipatriarcado disturbios migrantes mujer noticias oaxaca proletarixs internacionalistas Siria Ukrania anticarcelario contra el capital contra el trabajo contra la democracia guerra a la guerra huelga general 1º de mayo Ecuador antifascismo brasil comunicados contra las elecciones covid-19 fotos francés lucha revolucionaria policía asesina solidaridad proletaria contra caridad cristiana Barcelona Mediterráneo República Dominicana Turkia antimperialismo autonomía de clase contra el estado policial contra el nacionalismo contra la patria expropiación guerra social haití huelga de hambre insurrección pintadas refugiados Portugal UK Uruguay caribe chalecos amarillos contra el fascismo contra la sociedad cárcel defensa de la tierra desalojos son disturbios irak lucha obrera lucha social revolución comunista trabajadores y estudiantes 8 de marzo Egipto Gabriel Pombo da Silva Polonia Rusia antimilitarismo de clase antirracismo atentados bélgica contra el reformismo y el oportunismo contra la burguesía desaparecidos euskalherria indepedencia de clase libertad para todxs pegatas protestas reflexión saqueos solidaridad de clase terrorismo trabajadores en lucha violencia revolucionaria África Catalunya Chequia China G20 Israel Paraguay República Checa ZAD américa del sur anticapitalismo antinazis brigadas internacionales contra el mundial de fútbol contra la iglesia católica contra la religión contra las fronteras contra las ongs cuba despidos epidemia extradicción grupos autónomos historia no borders perú propaganda. affiche revolución internacional revolución social sabotajes santiago maldonado teoría un patriota un idiota América del norte Arabia Saudí Argelia Bielorrusia Bolivia Bosnia Bulgaria CNA Cibao Claudio Lavazza Colombia Corea del Norte DIY Filipinas Flora Sanhueza Golpe de estado Gran Bretaña Hambach Forest Hong Kong India Irán Kosovo Libano Liberia Marcelo Villarroel Marco Camenish Nicaragua Portland Punki Mauri Presente! RIF Sebastian Oversluij Sudán Suiza Tunez Túnez Val di susa Vietnam Yemen Zaragoza abolición del trabajo asalariado agitación angry antidesarrollismo asambleas de trabajadores ateismo autodefensa autoorganización barrios proletarios berlín caja de resistencia ccf censura class war contra el fracking contra la guerra contra la reforma laboral contra la socialdemocracia contra la unidad nacional contra las olimpiadas crítica de la ideología deconstrucción derecho al aborto derecho de autodeterminación derrotismo revolucionario dirección donbass día del joven combatiente encuentros exarchia excluidos exilio fascismo y antifascismo feminicidio feria ferroviarios gilets jaunes grupo Barbaria guerra comercial guerra sucia huelga ilimitada y sin preaviso indymedia interseccional ioannina jornadas jornadas anárquicas kobane kurdo latinoamérica marruecos minería miseria no Tav normalistas organización organización anarquista pcint pensiones programa pueblos originarios rebelión registros resistencia revolución socialista san francisco somos lxs nietxs de las brujas que nunca pudisteis quemar trotsky turismo = miseria social virus zapatista árabe