VENEZUELA

¿Estado de Emergencia? 

¡Emergencia de la lucha proletaria!



 
La crisis económica que sufre actualmente el capitalismo mundial ha golpeado, y sigue golpeando duramente a aquellos países, como Venezuela, cuya base económica descansa en la exportación de sus materias primas; los que pasa es que, en Venezuela, esta ha sido agravada por la serie de políticas económicas implementadas por las diversas administraciones capitalistas del país petrolero, es decir, mucho antes que Maduro.
Maduro no ha hecho sino lo mismo que hicieron sus antecesores: tener acceso al crédito internacional, a fuerza de explotar una mano de obra operativa o cesante, absolutamente barata – es imposible esquivar el hecho de que los salarios deprimidos, el duro golpe que representa la gigantesca subida de precios, el gasto innecesario de tiempo de su tiempo libre para hacer colas, son parte del proceso de sobre-explotación capitalista que sufre la clase obrera en Venezuela: ¡el socialismo siglo XXI es hambre, miseria y represión!
De manera que las diversas medidas tomadas por el gobierno chavista no resolverán nada, solo mantendrán al vasto proletariado en Venezuela con la cabeza a flote, para que siga produciendo riquezas y ganancias a los burgueses chavistas, tradicionales o extranjeros.
Está, por tanto, bien claro que las medidas «anti-neo-liberales» del gobierno Maduro, medidas que el mismísimo FMI hubiese rechazado, están destruyendo de arriba abajo lo poco que queda de condiciones vitales y laborales del proletariado: ¡lo están convirtiendo en paria! ¡El gobierno chavista es un gobierno capitalista sobre-explotador!

 
Triunfo de la abstención y lucha de clase
 
Más allá de las cifras de votantes, que da la oportunidad a la oposición (MUD, principalmente) para aumentar la cantidad de diputados o curules en la Asamblea Nacional, las elecciones vuelven a indicar que las cosas van palo abajo... Pero también han demostrado que lo único serio en el reciente circo electoral, el gran protagonista no fue  otro que la abstención que no es más que el reflejo del descontentos de amplios sectores del proletariado y la clase media en Venezuela, no obstante haber favorecido altamente el triunfo de la oposición MUD-VP, y a pesar de estar a favor y beneficiarse directamente de una política – chavista u otra (1) – de reformas destinadas a aumentar su tenor de vida, decidieron darle la espalda al gobierno, además de rechazar el chantaje de que peor iba a ser la derecha si se abstenían. No hay duda de que ante la cruda realidad y la opresión capitalistas, los efectos del opio electoral comienzan a disiparse.
Y no era para menos, ante la crisis petrolera que inevitablemente iba a  golpear el país desde el mismo estallido en 2008-2009 de la crisis y recesión económica mundial, el gobierno Maduro ha tenido que disminuir el contenido de todas las «misiones» organizadas para «redistribuir» la riqueza, punto de partida y llegada del programa chavista. Y las elecciones mostraron el rechazo sobre todo a las orientaciones políticas y económicas puestas en marcha por la dirigencia chavista, que han llevado al país a prácticamente entrar en un proceso de desmantelamiento y ausencia de orden y control hasta de las más mínimas acciones gubernamentales como la de dirigir el transito (2). ¡El partido de la abstención ha triunfado! Pero la abstención no basta, así como no basta rechazar o desconfiar de Maduro y su entorno, si no se toma el camino de la lucha de clase para la conquista del poder político que hoy detentan los capitalistas.
En fin, la tendencia de la oposición es a acomodarse a la situación, puesto que mientras Maduro aplique la austeridad hacia las grandes masas - escasez disfrazada con bolsas que se administran a cuenta gotas en la población más necesitada, dejando a los demás resistiendo con un salario que en la realidad representa una miseria - en fin, si las cosas siguen así, con un programa de capitalismo ultra salvaje, como el que aplica Maduro, para qué va a aparecer Ramos Allup (3) en el rol de malvado?
 

¿Hay alternativas en la escena política burguesa?
 
En la otra punta de la tenaza política de la esclavitud capitalista, igual que su competidor supuestamente adversario, tenemos a una oposición hipócrita y mendaz, que gana unas elecciones por muy malas razones, razones que no eran las suyas, sino del mismo chavismo descontento que decidió abstenerse (2 millones, según cifras oficiales) por las razones que harto hemos expuesto. De allí su poca capacidad de convocatoria. Así las cosas, esta derecha tampoco es la solución ya que persigue lo mismo que la izquierda bolivariana: ayudar a los capitalistas, nacionales o extranjeros, pagar sus deudas con ellos, para dejar el campo libre a la adquisición de nuevos préstamos, tener acceso a dinero fresco. Pero ya sabemos que las garantías que se piden para acceder a este «estado de gracia» se apuntalan en el esfuerzo que haga el gobierno para que el proletariado venezolano produzca  más plusvalía por salarios de hambre, salarios que de todas maneras siempre serán la medida de su esclavitud.
 

¡La única alternativa es la lucha proletaria!
 
Para los marxistas, la historia la escribe el choque de clase contra clase, pero para que este choque desemboque en une victoria proletaria se necesita la presencia efectiva de un partido revolucionario comunista, internacionalista e internacional, tal vez pequeño pero seguramente compacto, armado del programa marxista invariante y armado de las lecciones históricas de las batallas de clase pasadas, para dirigir la lucha proletaria hacia la revolución y la toma del poder, llevar a cabo la revolución de toda la sociedad actual, y poder darle paso a una sociedad sin clases, en la armonía de la vida de especie.
Desgraciadamente, en Venezuela, como en otros países, aun no hay este partido de clase debido principalmente a la derrota de la ola revolucionaria de la primera postguerra, y de la dominación de la contrarrevolución burguesa (fascista, estalinista y democrática) que sobrevino después. El proletariado hoy no existe como clase para sí, como decía el Manifiesto; es decir, no dispone de su órgano político de clase, no está organizada en verdaderas organizaciones de clase, luchando por la destrucción del poder burgués y la instauración de su propio poder político, la dictadura del proletariado. Los proletarios y los militantes de vanguardia deberán entender la necesidad de la constitución de este partido, no solo para llegar a la meta final, sino para que las luchas futuras, los estallidos colectivos que seguramente van a sacudir al país, no sean desviados hacia el callejón sin salida del interclasismo democrático o del nacionalismo populista.
Colocarse sobre la vía de la lucha de clase, luchar por la defensa exclusiva de los intereses de los proletarios y de las masas explotadas, sin importarle la suerte de la «economía nacional» (es decir del capitalismo nacional), utilizando los métodos y los medios de laucha clasistas, organizándose en estos sobre bases de clase para la lucha anti-capitalista de defensa cotidiana como par la lucha final contra la burguesía nacional e internacional. Son estas razones que hacen ver lo vital y necesario para el proletariado la constitución de este partido.
 
¡El gobierno decreta el estado de emergencia económica los trabajadores deberán responder con la emergencia de la lucha de clase proletaria!
Ese sería el primer paso para enfrentar y abatir al capitalismo, para hacer, por fin, realidad la consigna de los cartistas ingleses; consigna que sin la toma revolucionaria del poder político, decía Marx, era una ilusión reformista: «el poder político es nuestro medio, el bienestar social nuestro fin».
 

 
(1) Para entender el sentido de estas reformas y contrarreformas, hay que recordar que, producto de aumentos casi verticales de los precios petroleros, el periodo fasto del chavismo (2004-2008) se puede comparar al periodo fasto del socialdemócrata Pérez I (1974-1979), al muy estilo del chavismo, populachero y ramplón, y sobretodo manirroto, como ocurre con toda riqueza súbita. Venezuela, desde su primera producción a escala industrial de petróleo siempre ha vivido política y socialmente al vaivén de su valor en el mercado mundial.
(2) El más reciente experimento del chavismo reformista, la creación de organismos encargados de centralizar toda la distribución de alimentos, y todo lo relacionado con ella, lleva el nombre sonoro de CLAP (Comités Locales de Abastecimiento y Producción). Pero es fácil deducir que si no se importan las cantidades suficientes de productos por no tener la plata suficiente, es lógico que al final de esa distribución surja un embudo, y se genere un grupo dedicado al clientelismo, tal como inevitablemente se están convirtiendo estos grupos organizados por el Estado y el gobierno.
Como se ha podido ver en decenas de videos colocados en Internet, la situación que se vive es realmente de pánico y desesperación, propensa a crear acciones de más en más violentas, tal como está sucediendo con la multiplicación  de emboscadas a los camiones llenos de productos, esto, ante la posibilidad real de quedarse la población sin alimentos y de morir literalmente de hambre! La poca «oferta» ante la gigantesca demanda está generando un «sálvese quien pueda» general y exponencial; en donde los más fuertes, los más listos, los que más veloz corran obtendrán algo de lo que necesitan; en otras palabras, en Venezuela solo impera la «ley del más fuerte», capaz de hacer dudar al mismo Hobbes, su creador: en todo caso, son el preludio o antesala a un estallido realmente general y de impredecibles consecuencias, peores a las que ya la población está viviendo.
(3) Ramos Allup, hoy es jefe de la oposición parlamentaria en la Asamblea Nacional, ayer fue, junto con Carmona, testigo y promotor del golpe de Estado a Chávez en abril de 2002.
 
 
Partido Comunista Internacional (El Proletario)
15 de junio de 2016

ARCHIVO

Traduce-Translate-Μετάφραση

Etiquetas

comunicación proletaria solidaridad internacional internacionalismo grecia solidaridad con lxs presxs chile contra la represión anticapitalistas acción directa textos lucha de clases comunistas protestas sociales Territorio Mapuche english estado español (españa-XPAIN) Argentina internacionalismo proletario méxico Alemania detenidas memoria Shile Venezuela francia presos políticos guerra de clases kurdistán okupacion por el comunismo / por la anarquia EEUU Italia Palestina Rojava anarquistas disturbios migrantes noticias solidaridad proletaria internacionalista Siria Ukrania antipatriarcado contra el trabajo feminismo anticarcelario fotos huelgas oaxaca policía asesina solidaridad proletaria contra caridad cristiana Barcelona Turkia análisis contra el capital contra el nacionalismo contra la democracia contra la patria expropiación guerra a la guerra guerra social huelga de hambre huelga general insurrección lucha revolucionaria pintadas refugiados 1º de mayo Mediterráneo UK Uruguay antifascismo contra el estado policial contra la sociedad cárcel defensa de la tierra desalojos son disturbios francés lucha obrera lucha proletaria lucha social trabajadores y estudiantes Ecuador Egipto Polonia Portugal República Dominicana Rusia atentados bélgica contra el reformismo y el oportunismo contra las elecciones euskalherria libertad para todxs reflexión revueltas trabajadores en lucha violencia revolucionaria Catalunya Chequia G20 Israel Paraguay República Checa ZAD américa del sur antimilitarismo de clase antimperialismo antinazis brasil brigadas internacionales caribe contra el mundial de fútbol contra la burguesía contra la iglesia católica contra la religión contra las fronteras contra las ongs cuba desaparecidos despidos extradicción grupos autónomos haití historia indepedencia de clase mujer no borders pegatas perú proletarixs internacionalistas protestas revolución comunista revolución social sabotajes santiago maldonado saqueos solidaridad de clase un patriota un idiota América del norte Bosnia Bulgaria CNA China Claudio Lavazza Corea del Norte DIY Filipinas Flora Sanhueza Gabriel Pombo da Silva Golpe de estado India Liberia Marco Camenish Nicaragua Portland Punki Mauri Presente! RIF Sebastian Oversluij Suiza Tunez Túnez Val di susa Vietnam Zaragoza angry antidesarrollismo antirracismo ateismo autodefensa autonomía de clase barrios proletarios berlín caja de resistencia ccf censura contra el fascismo contra el fracking contra la guerra contra la reforma laboral contra la unidad nacional contra las olimpiadas derecho al aborto derecho de autodeterminación derrotismo revolucionario donbass día del joven combatiente encuentros exilio feminicidio feria indymedia ioannina irak jornadas anárquicas kobane latinoamérica marruecos minería no Tav normalistas organización organización anarquista propaganda. affiche registros revolución internacional revolución socialista san francisco somos lxs nietxs de las brujas que nunca pudisteis quemar terrorismo África