Sábado 10 de Octubre, un terrible atentado golpea la manifestación, organizada en el cuadro electoral, por el partido “pro-kurdo” de oposición HDP y diversas formaciones de izquierda (como el sindicato DISK, un sindicato de funcionarios, la Unión de Médicos, la Unión de Arquitectos, etc.), por la democracia, la estabilidad laboral y la “paz” – es decir, por la reanudación de negociaciones entre el PKK (Partido de los trabajadores kurdos, organización nacionalista kurda desde hace años acciones guerrilleras en el Kurdistán turco), y las autoridades gubernamentales; se han registrado casi cien muertos y alrededor de 240 heridos. Los organizadores denunciaron al gobierno como los responsables del atentado. 

En efecto, este atentado se inscribe en un clima de creciente tensión política; en junio pasado, tuvo lugar un atentado en Diyarbakir, en Kurdistán, contra un mitin electoral del HDP, ocasionando la muerte de 4 personas e hiriendo a otras 400; el 20 de julio, en Suruc, ciudad a las fronteras de Siria, luego de una reunión de jóvenes maoístas cercanos al HDP, un joven djijadista perpetra un ataque sucida matando a 33 personas. Si la responsabilidad del “Estado Islámico” (Organiszación djihadista que controla una parte de Siria e de Irak) parece confirmarse en ambos casos, el apoyo que las autoridades turcas han largamente otorgado a esta organización y su hostilidad hacia los combatientes kurdos sirios de Kobané ha generado un creciente clima de sospecha en torno a las implicaciones de las autoridades en estos atentados.  
El AKP (Partido de la Justicia y del Desarrollo), partido islámico-conservador en el gobierno, y el presidente Erdogan, no han cesado de acusar de “terrorismo” no solo al PKK, que ha puesto fin a la tregua de los combates, luego del atentado de Suruc, sino al HDP mismo y su líder Demirtas. En el curso de las últimas semanas, decenas de sedes de este partido han sido blanco de ataques e incluso incendiadas por matones ligados al AKP, y sin que la policía interviniera para impedirlo; al contrario, es contra Demirtas que fue abierta una información judicial “por insulto al pueblo turco, a las instituciones y órganos del Estado, al presidente”, “instigación al crimen y al terrorismo”, después que en una conferencia de prensa éste había denunciado la pasividad culpable de las fuerzas policiales! El gobierno ha multiplicado las medidas de intimidación contra los medias y periodistas de la oposición; la sede del gran cotidiano de oposicion Hurryet fue atacada por manifestantes a cuya cabeza iba un diputado del AKP, así como a las emisoras de televisión de oposición que fueron obligadas a cerrar, etc.
El próximo primero de noviembre se celebrarán las elecciones legislativas en Turquía, solo 5 meses después de las precedentes que habían dado como ganador al AKP (40,9% de sufragios). Aunque era su cuarta victoria consecutiva en las legislativas, el AKP, sufriendo una baja de 9% en los votos, perdía la mayoría absoluta que le hubiese permitido alcanzar su objetivo de reformar la constitución para instaurar un régimen presidencialista. El empuje electoral del HDP, que llega por primera vez a cruzar la barra de un 10% de los votos a nivel nacional, es visto como la causa de la derrota relativa del AKP. A finales de agosto, luego del fracaso de las negociaciones para formar un gobierno de coalición, la Asamblea había sido disuelta, anunciando la organización de nuevas elecciones. Numerosos analistas políticos atribuyen la escalada de enfrentamientos con los combatientes del PKK y la campaña “anti-terrorista” a una maniobra del gobierno para suscitar un reflejo de miedo susceptible de favorecer el voto por el AKP. En efecto, Erdogan y otros dignatarios oficiales no se han privado de declarar que si el AKP hubiese obtenido 400 diputados (es decir la mayoría absoluta en el parlamento), la violencia no se hubiese recrudecido.
Pero los eventos turcos no pueden reducirse a simples motivos electorales, ni mucho menos a la ambición de un hombre que sueña con ser el nuevo sultán. Turquía se enfrenta a contradicciones y problemas que aumentan cada día más; son estos los que efectivamente ejercen un efecto desestabilizante en el equilibrio político que subsiste en el país desde comienzos de siglo bajo la hegemonía del AKP.
 
EXPLOTACIÓN CAPITALISTA Y LUCHAS PROLETARIAS EN TURQUÍA
 
Paraíso para los capitalistas (Estambul cuenta más multimillonarios que París), Turquía es un infierno para los proletarios. Este país se encuentra de segundo en la lista de países de la OCDE con más desigualdades de ingresos, justo delante de México. Pero las desigualdades son también regionales; en las regiones kurdas, poco desarrolladas, el ingreso familiar promedio no representa más de 29% del ingreso familiar en la capital, Ankara.
El desempleo sigue creciendo, y ya pasa por encima del 12% desde finales del año 2014. Esta cifra no parece muy elevada, pero no refleja la realidad, ya que una buena parte de la mano de obra es empleada en el sector “informal”; si bien este sector es predominante en la agricultura (90% de los empleos son informales), el mismo se extiende a todas las ramas de la economía; en la industria, según las estadísticas oficiales (Turkstat), cerca de un tercio de los empleos son informales, y la cifra es todavía más elevada en la industria textil.
Los proletarios que tienen ese tipo de empleo no disfrutan de ninguna protección social, perciben los salarios más bajos y no tienen ninguna estabilidad laboral. Empleados con mucha frecuencia por pequeñas y muy pequeñas empresas que constituyen la mayoría de las empresas del país (55% de los trabajadores son empleados en empresas con menos de 10 empleados), son afectados de lleno por todos los vaivenes económicos que ponen en primera fila de sus víctimas a estas empresas.
De manera general los salarios turcos son bajos, incluyendo al sector formal y en las grandes empresas. Para el año pasado, el salario medio se estimaba en 590 euros mensuales (2220 en Francia, 1700 en España, 1260 en Grecia). El salario mínimo para el año 2015 fue establecido en 424 euros mensuales (mientras que en Francia son 1458, en España 757, en Grecia 684), pero se trata del salario bruto; el salario neto es inferior alrededor de un 30%, a causa de las cargas sociales; pero además una parte importante de los trabajadores son pagados por debajo del salario mínimo: más de un 16% de los hombres y más de 25% de las mujeres que cumplen con una jornada normal de trabajo (8 horas por lo menos) perciben un salario promedio inferior al salario neto mínimo!
Los horarios de trabajo son elevados: la duración de la jornada legal es de 45 horas semanales, pero en 2011 màs de 6 millones de personas (màs de un 40% de la población activa) trabajaban de 50 a 70 horas y más por semana. Si bien el trabajo infantil de menos de 14 años está prohibido, no obstante en 2012 habían cerca de 300.000 niños entre 6 y 14 años, ocupados principalmente en la agricultura que, cuando llega el tiempo de la cosecha, emplea a niños que no llegan a 10 años, trabajando hasta 11 horas por día... Hasta en la industria son numerosos los menores de 18 años: en este sector la proporción de 14-18 años empleados ha pasado de 16 a 28% entre 1994 y 2006. Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT, organización perteneciente a la ONU), el tiempo promedio de los niños que trabajan en Turquía estaría entre los más elevados del mundo: 51 horas semanales. Consecuencia: en 2012, el número de niños muertos en el trabajo se elevaba a 38.
Es preciso decir que Turquía es el primer país de Europa con el mayor número de accidentes laborales, y el tercero a nivel mundial, después de Argelia y El Salvador; según la OIT, en promedio, 3 trabajadores pierden la vida y 172 son heridos cada día. Los mineros son los más numerosos entre las víctimas del capitalismo turco: de 1955 a 2012 han muerto 3000 mineros y más de 360.000 han sido heridos.
En mayo de 2014, estallaron enfrentamientos en la ciudad de Soma en una protesta contra la falta de seguridad laboral, lo que produjo una explosión en una mina que causó la muerte de 301 personas; los manifestantes que gritaban eslóganes “Erdogan, demisión!” chocarán con las fuerzas policiales; el ministerio del trabajo afirmaba que una reciente gira de inspección había hallado todo en conformidad. Un año después, 9 mineros sobrevivientes serán acusados por la justicia de haber organizado una manifestación y el bloqueo de una ruta en violación de la ley, y corren el riesgo de ser condenados a 6 años de prisión...
En total, en 2014, hubo 1886 muertos por accidentes laborales, pero estas son las cifras oficiales que muy probablemente no toman en cuenta una buena parte de los accidentes en el sector informal. En cuanto a los accidentes en sí, se trata de una verdadera guerra de clase que llevan a cabo los capitalistas contra los proletarios!
Las leyes anti-huelga, heredadas del régimen militar, se encuentran todavía vigentes; ello ha permitido suspender por 60 días una huelga de siderurgistas a comienzos de año y, en junio, una huelga en las fábricas de cerámica, en nombre de la “seguridad nacional”...
Pero, en el mes de mayo pasado, esta legislación anti-obrera no pudo impedir la ola de huelgas salvajes que golpeó la industria automotriz, originada en la aglomeración de Bursa. El movimiento había comenzado en la fábrica Renault, después de varios días en huelga en protesta contra el contrato colectivo firmado por el sindicato oficial Turk Metal; los trabajadores querian un contrato equivalente al obtenido por los trabajadores de la empresa Bosch (20% de aumento salarial); incluso, los energúmenos del sindicato atacarán una reunión de obreros, provocando la cólera de todos los trabajadores.
El movimiento huelgario que había partido de Renault se extenderá hacia otras empresas del mismo sector y en otras ciudades, en la Renault, Ford, Tofas, Valeo, etc., más de 15000 obreros entrarán en lucha pese a la oposición de Turk Metal, y la agitación ganará incluso a otros sectores. A pesar de las amenazas y la represión (47 obreros fueron arrestados y traducidos en justicia, culpables de organizar una huelga ilegal), los obreros resistirán fuertemente y ante la amenaza de un conflicto generalizado, los patronos y el gobierno cederán. Al final de 2 semanas de huelga, los obreros de Renault obtendrán aumentos de sueldo, el abandono de la acción penal y, sobre todo, el derecho de adherir al sindicato de sus preferencias. Demostración que la acción decidida de los obreros es capaz de hacer recular a los capitalistas y su Estado, por más represivo que este sea!
Las crecientes dificultades económicas en Turquía no son sentidas únicamente por los proletarios, amplios sectores de la población también se sienten víctimas, mientras que la especulación inmobiliaria se encuentra en pleno auge y los escándalos por corrupción salpican incluso a la familia del presidente. Es eso lo que explica la importancia que tomaron en 2013 las manifestaciones contra los proyectos de destrucción del parque Gazi en Estambul; este movimiento de orientación y naturaleza claramente pequeño-burguesa pudo reunir a cientos de miles de personas en todo el país, semejante al movimiento de “indignados” que ha tenido lugar en numerosos países. Indiscutiblemente el HDP ha logrado capitalizar electoralmente una parte de ese descontento.
 
LA CUESTIÓN KURDA
 
La cuestión kurda es un factor importante de la política interior, pero también de la politica exterior de Turquía. Vistos como sospechosos de separatismo, sufren de discriminaciones políticas y sociales, reforzadas por los militares después del golpe de Estado de 1980. Según las estimaciones, los kurdos representan entre 15 y 20% de la población del país. Las regiones kurdas son las más pobres y las menos desarrolladas económicamente de Turquía, lo que provoca una fuerte emigración hacia las otras regiones y al extranjero; una parte importante de los proletarios turcos, incluyendo los que han emigrado a Europa son kurdos. La “cuestión kurda” se ha convertido en una cuestión central para la lucha proletaria: la lucha resuelta contra todas las discriminaciones y las represiones hacia los kurdos, por la completa igualdad de derechos, es indispensable para reforzar los vínculos de los proletarios de Turquía. Es evidente que, con el fin de debilitar a la clase obrera, creando un abismo entre proletarios kurdos y no kurdos, los burgueses fomentan las divisiones en su seno, suscitando y alimentando el nacionalismo y el patriotismo turco y organizando en numerosas ocasiones campañas contra el “terrorismo” (es decir, contra los movimientos kurdos.
En 1984, sobre la base de la real opresión nacional que sufren los kurdos, el PKK comenzó una guerrilla por la conquista de la independencia de su región. El conflicto ha ocasionado decenas de miles de muertos; más de 3000 aldeas  han sido destruidas por el ejército, causando, según cifras oficiales, el “desplazamiento” de más de 375.000 personas expulsadas de su domicilio y reducidas al estado de pordioseros. Esta brutalidad, además de la constante represión de policías, militares y jueces contra toda expresión kurda, incluso la más reformista, empujarán a numerosos kurdos a simpatizar con el PKK.
 Si bien el PKK decía ser el partido de los trabajadores y se reclamaba del socialismo, lo cierto es que este partido encarnaba la respuesta burguesa, nacionalista, a una opresión constante (por ejemplo, la prohibicion de hablar su lengua, incluso en privado!). Su “socialismo” no era más que una versión del capitalismo de Estado existente en China o en Rusia, y que le servía para buscar el respaldo de Moscú; hay que agregar que luego del derrumbe de la URSS, el PKK abandonó rápidamente su discurso seudo-socialista para jurar respeto a los valores del Islam.
Después cambió la reivindicación de independencia por la de una simple autonomía de las regiones kurdas dentro de Turquía, en el cuadro de una organización cantonal del país: el “confederalismo democrático”.
Rompiendo con la política habitual de los gobiernos turcos, y a pesar de la hostilidad  de los medios nacionalistas, círculos militares e incluso de algunos de sus partidarios, el AKP puso fin a ciertas discriminaciones hacia los kurdos, asi como el acoso policial y judicial, lo que antes era moneda corriente; también estableció negociaciones con el PKK que, aunque no hayan llegado a un acuerdo definitivo, condujo sin embargo al fin de las acciones guerrilleras.
Pero desde hace algunos meses el gobierno Erdogan ha vuelto a tomar la tradicional retórica anti-kurda. Y no era por razones electorales, porque el AKP perdió en el asunto a sus electores kurdos, sin ganar electores nacionalistas.
En realidad la clase dominante turca teme por encima de todo la creación de una entidad estatal kurda autónoma en su frontera con Siria, en vista de que eso podría alimentar los brotes separatistas en las masas desheredadas kurdas de Turquía. Para los burgueses el mantenimiento de, si no la unidad del país, al menos la permanencia indiscutible del orden capitalista, no solo en las regiones periféricas pobres del sur, sino también en las grandes ciudades y fábricas de Anatolia o del Bósforo, es necesario impedir toda veleidad kurda por conquistar su independencia, ya sea de hecho o de derecho.
Esta es la razón por la cual el gobierno turco hizo cuanto pudo por dejar aislados a los combatientes kurdos de la YPG (ligados al PKK) en Kobané frente al Estado Islámico (EI) y, en octubre de 2014, reprimiera de manera sangrienta las manifestaciones de solidaridad, dejando un saldo de 30 muertos. Igualmente, aun cuando forma parte de la coalicion anti-EI, ha rechazado durante años toda acción contra contra ese grupo. Finalmente, bajo la presión americana, decide participar en las intervenciones militares, además de autorizar la utilización de sus terrenos de aviación por parte de la coalición; sin embargo ha dirigido lo más importante de sus bombardeos contra posiciones del PKK en Irak y en Turquía, e incluso en Siria.
Según las autoridades turcas, el balance de la reanudación en julio de los combates con el PKK arrojaba el saldo de más de 150 muertos entre policías y militares, mientras que más de 2000 “terroristas” habrían sido asesinados.
 
HDP, el Syriza turco
 
El HDP, Partido Democratico del Pueblo, es un partido de origen esencialmente kurdo, cercano al PKK, frecuentemente descrito como la vitrina de ese partido. Pero de hecho ha reunido en su seno a diversos grupos y partidos de izquierda, ecologistas, maoístas, trotskistas, permitiéndole tener una audiencia nacional, comparable a la del partido griego Syriza. Con la recolección de un 13% de votos en las elecciones legislativas de junio ha superado por, primera vez, la barra del 10%, lo cual le ha permitido obtener 80 curules en el parlamento. La “izquierda de la izquierda” europea celebró este éxito electoral con casi tanto entusiasmo como el que sintió con las victorias electorales de Syriza...
El HDP practica una estricta paridad de género y una política de cuotas: tiene 2 “co-presidentes”, un hombre y una mujer, sus candidatos son 50% de hombres y 50% de mujeres, reservando un 10% de candidaturas a personas LGBT (Lesbianas, homosexuales, bi-sexuales y transexuales). No vacila en hablar de autogestión, de lucha contra la explotación de los trabajadores y hasta en lanzar discursos anticapitalistas, etc.
Pero es fundamentalmente un partido interclasista, reformista. Oficialmente asociado al “Partido Socialista Europeo” (agrupación de diputados europeos social-demócratas), el HDP busca democratizar a Turquía mediante la instauración de una nueva constitución que garantizaría los derechos de las minorías. El HDP sirvió de intermediario en las negociaciones realizadas en 2013 entre el PKK y el gobierno, y durante un buen tiempo ha creído en la posibilidad de una reanudación de esas negociaciones. Es esta la razón por la que, durante el periodo en que el gobierno había reanudado las hostilidades contra el PKK, en que el AKP y Erdogan multiplicaban las denuncias del “terrorismo kurdo”, y en que el primer ministro acusaba al HDP de complicidad, y que este últmo denunciaba las “acciones criminales del AKP”, no ha dudado en entrar en el gobierno interino formado por el AKP para dirigir el país hasta las elecciones!
Esto no impidió al AKP, y al mismo Erdogan, continuar sus acusaciones contra el HDP a través de los medias progubernamentales, de apoyar al terrorismo kurdo, ni evitó los ataques contra sus sedes, sus ministros y diputados los cuales fueron impedidos por la policía de visitar la ciudad de Cizre que ha estado sometida a un bloqueo militar, etc. Apenas pocas semanas de su formación, encontrándose en una posición cada vez más inconfortable, el HDP se vio obligado a abandonar el gobierno.
Esta experiencia dice mucho de lo que pueden esperar no solo los proletarios, sino las masas pobres en general, incluyendo a los kurdos, de este partido. Igual que Syriza, y como todos los partidos reformistas, el HDP no puede en definitiva más que adaptarse a las exigencias burguesas y defender el capitalismo nacional.
Los partidos reformistas, colaboracionistas, que no tienen en la boca más que las palabras paz y democracia, son adversarios de la emancipación proletaria; no están del lado de los trabajadores, sino de los explotadores, aunque sean el blanco de las fuerzas burguesas reaccionarias como ayer en Chile, u hoy en Turquía. Para defenderse los proletarios no pueden contar con estos falsos amigos que siempre los traicionarán. En Turquía como en cualquier parte, los proletarios no pueden contar sino con sus propias luchas de clase, sobre su organización independiente de clase, tanto en el plano de defensa inmediata como en el plano político.
 La situación de los proletarios turcos no es fácil. Confrontados a un Estado particularmente brutal quien, para asegurar el buen funcionamiento del capitalismo, utiliza todos los medios, legales e ilegales, que pasa alternativa y paralelamente del método democrático con el método dictatorial de gobierno.
La horrible masacre de Ankara que se produjo tras los atentados y ataques precedentes, demuestra de nuevo que los llamados a la paz no son más que tierra en los ojos y el circo electoral un mortal callejón sin salida. Ante las contradicciones que desgarran a la Turquía capitalista y, a un grado mayor, los países medio-orientales vecinos, si no desean permanecer como eternas víctimas de los capitalistas y de su Estado, los proletarios no les queda sino luchar, y sobre una base independiente de clase.
Frente a la guerra social que los burgueses libran en su contra, los proletarios tendrán que entablar la guerra de clase, bajo la dirección de su partido de clase internacionalista e internacional, contra el capitalismo, superando todas las divisiones étnicas, religiosas y nacionales, hasta vencer las fronteras burguesas y abrazar a toda la región.
El peso social que el desarrollo mismo del capitalismo, en el curso de estos últimos años, ha conferido al proletariado en Turquía, es la garantía que posee la fuerza potencial para cumplir con esta grandiosa tarea futura, vinculada a los proletarios de todos los países.
 
¡Abajo el capitalismo!A bas le capitalisme!
¡Viva la guerra de clase!
 ¡Viva la revolución comunista internacional!
 
 
Partido Comunista Internacional - 18 de Octubre de 2015 - www.pcint.org

ARCHIVO

Traduce-Translate-Μετάφραση

Etiquetas

comunicación proletaria solidaridad internacional internacionalismo solidaridad con lxs presxs grecia chile contra la represión anticapitalistas acción directa comunistas textos lucha de clases protestas sociales Territorio Mapuche english estado español (españa-XPAIN) Alemania Argentina internacionalismo proletario memoria méxico detenidas Shile Venezuela francia kurdistán presos políticos EEUU guerra de clases okupacion por el comunismo / por la anarquia solidaridad proletaria internacionalista Italia Palestina Rojava anarquistas disturbios migrantes noticias Siria Ukrania anticarcelario antipatriarcado contra el capital contra el trabajo feminismo oaxaca antifascismo análisis contra la democracia fotos huelgas lucha revolucionaria policía asesina solidaridad proletaria contra caridad cristiana Barcelona Turkia brasil contra el estado policial contra el nacionalismo contra la patria expropiación guerra a la guerra guerra social huelga de hambre huelga general insurrección pintadas refugiados 1º de mayo Mediterráneo República Dominicana UK Uruguay contra la sociedad cárcel defensa de la tierra desalojos son disturbios francés lucha obrera lucha proletaria lucha social revolución comunista trabajadores y estudiantes Ecuador Egipto Polonia Portugal Rusia antimperialismo atentados bélgica caribe contra el fascismo contra el reformismo y el oportunismo contra la burguesía contra las elecciones desaparecidos euskalherria libertad para todxs reflexión revueltas trabajadores en lucha violencia revolucionaria Catalunya Chequia G20 Israel Paraguay República Checa ZAD américa del sur antimilitarismo de clase antinazis brigadas internacionales contra el mundial de fútbol contra la iglesia católica contra la religión contra las fronteras contra las ongs cuba despidos extradicción grupos autónomos haití historia indepedencia de clase mujer no borders pegatas perú proletarixs internacionalistas protestas revolución social sabotajes santiago maldonado saqueos solidaridad de clase un patriota un idiota América del norte Arabia Saudí Bosnia Bulgaria CNA China Cibao Claudio Lavazza Corea del Norte DIY Filipinas Flora Sanhueza Gabriel Pombo da Silva Golpe de estado Gran Bretaña Hambach Forest India Liberia Marcelo Villarroel Marco Camenish Nicaragua Portland Punki Mauri Presente! RIF Sebastian Oversluij Suiza Tunez Túnez Val di susa Vietnam Zaragoza agitación angry anticapitalismo antidesarrollismo antirracismo ateismo autodefensa autonomía de clase barrios proletarios berlín caja de resistencia ccf censura comunicados contra el fracking contra la guerra contra la reforma laboral contra la unidad nacional contra las olimpiadas derecho al aborto derecho de autodeterminación derrotismo revolucionario dirección donbass día del joven combatiente encuentros exilio feminicidio feria indymedia ioannina irak jornadas jornadas anárquicas kobane latinoamérica marruecos minería no Tav normalistas organización organización anarquista programa propaganda. affiche registros revolución internacional revolución socialista san francisco somos lxs nietxs de las brujas que nunca pudisteis quemar teoría terrorismo África