Recibimos y publicamos: 
 
MUNDIAL ES EL CAPITAL Y MUNDIAL SERÁ SU DESTRUCCIÓN

Ocho obreros muertos en la construcción de los estadios brasileros se suman a los asesinados por las fuerzas del orden y a los 1200 trabajadores muertos en la construcción de estadios en Qatar para el mundial de 2022 (según la burguesía, que además de matarnos es la que cuenta nuestros cuerpos). Para preparar sus eventos de demostración de poder y producir más ganancia el Capital masacra abiertamente no solo a los proletarios desobedientes, sino también a los que son un obstáculo para convertir dinero en más dinero y que tarde o temprano deberán desobedecer a la ideología dominante, porque su simple existencia está en oposición a la dominación burguesa.
Entre mundiales y juegos olímpicos, expos mundiales y miles de congresos de académicos y profesionales, la burguesía llena el calendario y proclama un eventismo con el que exige a los proletarios su sacrificio permanente. Nos intentan imponer una paz social aduciendo a razones de fuerza mayor, sea por el bien del país, de la provincia o de una pequeñísima aldea turística. Para mostrar al resto del mundo lo buenos burgueses que son, pretenden hacernos trabajar hasta el hartazgo con una sonrisa en la cara, orgullosos de sentirnos parte de su eventucho.
Pero por más que el Capital intente conseguir nuestra sumisión absoluta en su proyecto totalitario, nosotros, los proletarios, siempre tendemos a desestabilizar esta realidad con nuestra lucha. Miles de proletarios salen a las calles de Brasil a protestar encasillados en las categorías de indígenas, trabajadores con o sin empleo, jóvenes, negros, homosexuales, sin techo, sin tierra, manifestantes, etc. Aunque sólo suceda en un barrio, una favela o un país. Aunque el detonante sea el recorte de sueldos, los despidos o el aumento del transporte en un contexto de despilfarro obsceno.
Los proletarios que se encuentran en lucha en la región brasilera materializan la crítica histórica del Estado y sus guardianes, de la propiedad privada y de la lógica capitalista del disciplinamiento y la competencia de la cual se nutre la esclavitud salarial. El deporte (del cual el mundial de fútbol es una de sus grandes manifestaciones) no ha sido simplemente corrompido y mercantilizado, sino que es una esfera del aparato de producción capitalista dedicado a la fabricación de ocio, de ese aspecto imprescindible de la alienación social.
Las luchas contra el mundial en Brasil se inscriben en las luchas históricas contra el Capital, son nuestras luchas.
¡Boicot a todos los festejos de la burguesía que significan
nuestra miseria aún más embrutecida con la peste nacionalista!
¡Los proletarios no tenemos patria!
Proletarios Internacionalistas
Panfleto en PDF  

_____________________________________________________________________________________

 

¡NÃO VAI TER COPA!


Las crecientes movilizaciones en Brasil están poniendo seriamente en duda el normal desarrollo del mundial de fútbol a pocos días de su inicio. Las protestas en varias ciudades, sobre todo en las anfitrionas del mundial, no se han detenido desde su comienzo en mayo de 2013 y comienzan a retomar fuerza. El nro. 9 de esta publicación lo dedicamos a esta ola de protestas desatada principalmente por el aumento del transporte y los desorbitantes gastos ocasionados por el mundial, así como la avanzada represiva de los últimos años en las favelas y los desalojos en las ciudades anfitrionas. También remarcábamos, asumiendo la lucha del proletariado en Brasil como propia, cómo esos reclamos, inicialmente con claros matices ciudadanistas, en muchos casos abrieron rápidamente paso a la generalización de las reivindicaciones y la violencia, rompiendo con las limitadas consignas iniciales y reconociendo en sus luchas los intereses mundiales que tenemos los proletarios como clase. En aquellos días podíamos leer en algunos carteles y banderas consignas como «Brasil/Turquía estamos juntos», «somos griegos, turcos, mexicanos... no tenemos patria... somos revolucionarios».
En estos años de aparente paz social, siempre sorprende la rapidez con que el proletariado logra tomar las calles y romper con muchas de las típicas canalizaciones burguesas como el sindicalismo, el politicismo o el nacionalismo.[1]
De todas formas, para nada podemos afirmar que sea algo generalizado. «Não vai ter copa» (no va a haber copa) es la consigna más popular bajo la cual salen actualmente a la calle miles de proletarios en Brasil, pero tras ésta los motivos son muy diversos. En esta nueva ola de protestas previas al mundial podemos ver cómo, en muchos casos, se vuelve a caer en el típico politicismo y reformismo, en la tan de moda “indignación”.
Con los estadios ya construidos, inversiones que podrían superar los 20 mil de millones de dólares, obreros muertos, miles de asesinados en las favelas a manos de las fuerzas represivas, todavía hay quienes tienen ganas de reclamarle derechos al Estado, de pedir una eficiente utilización de los recursos en salud y educación. «Sin derechos no hay copa» es una de las consignas promovidas por quienes sólo ven en el mundial una gran oportunidad para arrancarle migajas al Estado. Una vez más, el capitalismo pareciera funcionar mal por culpa de unos malvados políticos y unos oscuros organismos internacionales. Una vez más, el problema no sería la producción con miras a la ganancia sino cómo ésta se distribuye.
Es posible que de no aflojar las movilizaciones el Estado no pueda continuar con su política meramente represiva y comience a ceder un poco frente al temor de un papelón de cara al resto del mundo. También es posible, aunque menos probable, que el Estado no solo militarice, reprima y asesine en las favelas como viene ocurriendo sino que pase a enfrentar directamente las protestas. Recordemos la masacre de los juegos olímpicos de México DF 1968, cuando se ahogó en sangre el grito de «¡No queremos olimpiada, queremos revolución!» con cientos de muertos en los días previos al inicio, a manos del Batallón Olimpia, fuerza creada especialmente para la ocasión. Frente a todo esto es necesario que las protestas se generalicen, que se logre romper con las fronteras y las canalizaciones burguesas, extendiendo la revuelta y asumiendo que la necesidad de revolución es inseparable del resto de nuestras necesidades.
Lo que no deja de sorprender, más allá de las grandes limitaciones mencionadas, es que este masivo rechazo al mundial se haya podido dar en Brasil, país futbolero por excelencia. Los organizadores se muestran convencidos de que la «pasión por el fútbol» será más fuerte. A comienzos de enero de 2014, inquieto por los retrasos acumulados en la preparación del mundial de fútbol, Joseph Blatter, presidente de la FIFA, declaraba lo siguiente: «Yo soy un optimista, no un miedoso. El fútbol será protegido, no creo que los brasileños ataquen directamente al fútbol, porque para ellos es una religión». Por su parte, el coordinador técnico del seleccionado carioca, Carlos Alberto Parreira desestimó las protestas pues aseguró que en cuanto comience el mundial el pueblo apoyará al equipo: «Tengo absoluta certeza que la selección es un patrimonio cultural y deportivo del pueblo brasileño, que la apoyará durante el torneo». Los manifestantes se burlan de ellos y, hasta el propio rey Pelé, se convirtió en uno de los blancos predilectos después de que declarase «Vamos a olvidar toda esa confusión que está sucediendo en Brasil y vamos a pensar que la selección brasileña es nuestro país, es nuestra sangre», y que minimizace las muertes en “accidentes” laborales ocurridas en la construcción de los estadios.
La corrupción en el deporte y su utilización política y económica son ya conocidos por cualquiera, así como las necesidades represivas y los enormes gastos que requieren estas celebraciones burguesas. Jérôme Valcke, el secretario general de la FIFA, es sincero al respecto: «Voy a decir algo demencial, pero a veces, para organizar un mundial de fútbol es preferible un nivel menor de democracia. Cuando hay un jefe de Estado fuerte y con capacidad de decisión, como ocurrirá con Putin en 2018, para nosotros, los organizadores, será más fácil negociar a varios niveles». Blatter no se quedó atrás y apoyó las declaraciones de su secretario general e incluso, yendo más lejos, recordó que la copa del mundo de 1978 en Argentina fue «una forma de reconciliación del público, del pueblo argentino, con el sistema, con el sistema político, que en aquella época era un sistema militar», y se felicitó a la vez por el éxito de su organización. No debe existir manera más gráfica de comprender la relación entre el espectáculo deportivo y la opresión que recordando cómo los gritos de gol en el Monumental ahogaban los gritos de los torturados en la ESMA [Escuela de Mecánica de la Armada] a unas cuadras de distancia.
Volviendo a los futuros mundiales, los dirigentes de la FIFA están tranquilos y orgullosos de las sedes elegidas, tanto por Rusia en 2018 así como por Qatar en 2022. Esta pequeña monarquía del medio oriente, con la renta per cápita más alta del planeta (del cuarto de su población que son ciudadanos), vive de la explotación de los yacimientos de petróleo y gas de su región, empleando principalmente mano de obra extranjera. Este país, cada vez más influyente en la política internacional de la región, ha intervenido en las revueltas de la Primavera Árabe apoyando económicamente a los sectores burgueses más liberales. En pleno apogeo, Qatar se mofa de su progresismo mientras que las terribles condiciones de trabajo en la construcción de los estadios mundialistas ya han dejado un saldo de más de 1200 muertos. ¡Sí! 1200 trabajadores provenientes de India, Nepal y Tailandia murieron y mientras tanto, muchos otros continúan trabajando en condiciones esclavistas con los documentos retenidos por sus empleadores, viviendo en los lugares de trabajo sin las mínimas condiciones de higiene, sufriendo jornadas de 12 horas a 50 grados de temperatura.
Desgraciadamente, estas noticias nos llegan por la misma burguesía que nos mata, sin poder contar con una información de primera mano respecto a esta terrible situación. Frente a las denuncias realizadas por medios y organismos internacionales la FIFA ha salido a dar algunas tibias declaraciones, alegando que no puede intervenir en las políticas laborales de un Estado. Nos interesa muy poco lo que haga o no la FIFA, pero todo este cinismo nos retuerce las tripas porque, mientras esto ocurre, lo que sí discute la FIFA es la necesidad de modificar para Qatar 2022 la fecha en la que se realizan habitualmente los mundiales debido a las altas temperaturas en este país en verano que pueden afectar a jugadores y turistas. Los organizadores en Qatar responden asegurando que sus estadios de muerte estarán climatizados.
Podríamos seguir con innumerables ejemplos históricos de mundiales, olimpíadas y demás certámenes deportivos repletos de sangre y miseria, pero nos surge una pregunta fundamental que no queremos esquivar: ¿Se trata de una mera utilización capitalista del deporte? ¿O es el deporte también un producto de la sociedad capitalista inseparable de ella?
El sentido común nos habla del deporte como un inocente juego. Los deportes en sí no serían el problema sino su utilización por parte de políticos y burgueses. La política y la ganancia han venido a corromper una supuesta actividad natural del hombre. Se opone el deporte–espectáculo, el profesionalismo, a un inocente amauterismo o a una práctica popular desarrollada por cualquiera. Pero, ¿cómo nace el deporte? ¿Cuáles son sus raíces sobre las cuales surge el profesionalismo y esas grandes mafias?
Para perpetuar su dominación la burguesía necesita mitificar muchos de los hábitos actuales, ocultando o tergiversando el origen de un montón de prácticas y relaciones humanas. Patear un objeto cualquiera es algo tan instintivo que entonces, según su lógica, lo que hoy podemos considerar como fútbol tendría orígenes milenarios. Pero pensar las cosas así es ridículo. Por empezar, en los juegos de antaño, la gran mayoría de las separaciones actuales eran irrisorias: los límites espacio–temporales, las reglas estrictas, los equipos bien definidos, los espectadores, los puntajes, así como las instituciones que reglamentan todo aquello.
Lo más cercano al fútbol en la Edad Media era un juego en el que decenas, cientos o incluso miles de personas hacían rodar un balón de cuero con los pies en un campo abierto, a partir de lo cual surgían situaciones de lo más diversas.
El deporte surge en oposición al juego, y es con el ascenso de la burguesía que multitud de juegos tradicionales fueron suprimidos o reformados como deportes. En este sentido, podemos observar históricamente cómo trabajo asalariado y deporte son indisociables, cómo su desarrollo es el desarrollo del capitalismo. La competencia, la disciplina, el sacrificio y demás valores deportivos, son esencialmente los valores de esta sociedad. Lo que producen el deporte y la educación física son fundamentalmente rendimientos y récords, es decir, datos computables, cosas. Tal como ocurre con la producción de las demás mercancías lo importante es la cantidad en detrimento de la calidad. Así los deportistas son exprimidos al máximo, como en las mejores fábricas.
En los juegos tradicionales lo que mayor satisfacción proporcionaba a los participantes no era la obtención de la victoria, el premio o una posible ganancia, sino la diversión y el placer que suscitaba el propio juego, habitualmente asociado a la taberna, la fiesta y la calle.
Frente a los anteriores elementos lúdicos el deporte presupone la aceptación de un conjunto de reglas inviolables que los asfixian. En el juego, dado que el “resultado material” no es lo decisivo, es perfectamente posible que ambas partes sean desiguales y se constituyan de forma accidental, como también puede darse el caso de que una persona o un grupo de personas desafíe a todas las demás. El punto de partida del juego es un desequilibrio fundamental, pero no se trata de una deficiencia, sino de su esencia misma. En el deporte, por el contrario, siempre tenemos dos partes formalmente “iguales” que luchan por la obtención de un resultado “justo” y reglas que pretenden establecer y garantizar un equilibrio que conduzca a ese resultado justo. La igualdad democrática, que no es más que la libertad de compradores y vendedores de enfrentarse en el mercado en “igualdad de condiciones”, encuentra en el deporte un notable reflejo.
Este tipo de análisis históricos no deben llevarnos a mitificaciones o defensas del pasado, ni tampoco deben entenderse como una propuesta alternativa al deporte. De lo que se trata es de comprender las limitaciones de las diversas actividades que realizamos actualmente. Cuando profundizamos en esas limitaciones, enseguida vemos que no son aspectos de la vida que podamos transformar voluntaria e individualmente sin revolucionar las actuales condiciones de vida.
Podríamos dejar de comer tanta basura, buscar más contacto con la naturaleza, generar alternativas lúdicas, etc., etc., etc. En realidad, con suerte solo podremos hacer alguna de ellas durante algún tiempo, a costa de sacrificar otros aspectos de nuestras vidas y, claro está, del sacrificio de muchos otros. La que se mantendrá intacta es una vida basada en la separación. Separados nosotros mismos y de los demás.
Cada vez que se trata de pensar en una sociedad distinta se suele caer en pensar lo “bueno” de este mundo separado de lo “malo”. La revolución es algo bien diferente. Se trata de criticar desde la raíz la sociedad existente y de tirar abajo todo lo que se considere necesario en dicho proceso.
En esa apasionante búsqueda no sabemos qué quedará de lo que actualmente conocemos como deporte, pero es fundamental comenzar a reconocer sus limitaciones para poder superarlo. Creemos que el proletariado en Brasil ha iniciado ese camino. ¡No va a haber copa! ¡Extendamos la revuelta!

rosario-argentina, junio 2014
_________________

[1] Recomendamos al respecto el último número de la revista Comunismo: Brasil. Protesta social y contrarrevolución, disponible en internet y en la feria de la biblio.

_____________________________________________________________________________________
Una crítica radical a la copa del mundo Brasil 2014

En el proceso de gestación del mundial de fútbol de brasil 2014 por parte del estado brasilero y de la fifa, se ha generado un movimiento de protesta masiva y callejera. Interesados en cómo se desarrollaba la protesta y qué materiales de lectura iban produciendo, nos enfrentamos a todo un conjunto de críticas puntuales y desconectadas que no daban el enfoque que estábamos buscando.

Encontramos una gran cantidad de textos, además de lo que se generaba desde los medios masivos de comunicación, en los que se criticaba el gasto que se realizaba en la construcción de estadios u obras vinculadas a la copa del mundo, reclamando que ese dinero debería ir para educación, salud o vivienda. Esas críticas terminaban apuntando hacia el gobierno de turno y no hacia el verdadero problema: el mundo construido por los seres humanos, el engaño deliberado que algunos realizan para sostenerlo y expandirlo, las estructuras de poder y la cosificación de los vínculos humanos.

Nos propusimos realizar entonces un texto en el que se critique al mundo utilizando al mundial de Brasil 2014 como caso particular de estudio. De esta manera planteamos cuatro secciones a través de las cuáles se va desarrollando una crítica organizada apoyada en datos concretos y complementada por reflexiones que los relacionan.

Mundo: en primer lugar quisimos hablar de la construcción cultural que nombramos mundo y de los desequilibrios, desbalances e injusticias que hoy tiene. Decimos entonces que este estado de desequilibrio es responsabilidad de la humanidad en forma colectiva, pero que dentro de ella existen grados de responsabilidad diferentes. Existiendo un pequeño conjunto de privilegiados que lucran con el sometimiento violento de sus semejantes, así como la muerte y la destrucción de la naturaleza, se hace evidente que las responsabilidades no pueden ser parejas. Sobre todo teniendo en cuenta que existe todo otro conjunto de personas que se ha propuesto rebelarse ante esta manera de vivir y volver a nivelar las cosas.

Mundo mundial: como siguiente punto nos dedicamos a analizar cómo los mundiales de fútbol se han constituido en una herramienta de justificación para aumentar la represión, desarrollar nuevas mecanismos de comercio, expandir el capitalismo, distraer y alentar el nacionalismo. Con un breve conjunto de ejemplos a lo largo de la historia de los mundiales, proponemos la idea de que mundo mundial no es solamente un campeonato de fútbol sino un complejo entramado de negocios en los que el mundo se expande y refuerza sus estructuras de poder y sus reglas de juego.

Mundo mundial mundializado: la tercera parte del libro propone un análisis de cómo existen negocios en todo el mundo, y no sólo en el estado locatario, que producen dinero vinculando productos con el fútbol a la hora de realizarse el campeonato. Pero también, no menos importante, examina algunos ejemplos que nos muestran que la colonización de mundo mundial sobre la cultura y la cotidianeidad de los individuos, no se detiene al finalizarse el campeonato.

Brasil 2014 – copa para los ricos upp para los pobres: por último, dedicamos el resto del libro a exponer una enorme cantidad de cifras y datos que hemos recopilado sobre este último campeonato del mundo y constantes reflexiones que las vinculan al enfoque que hemos propuesto.

***

Algunas citas de este texto:

“El juego es una actividad placentera que produce diversión a sus participantes y es una manifestación previa a la conformación misma del lenguaje articulado. Es un espacio de comunicación por excelencia con uno mismo y con el otro en la alegría de hacer y es, necesariamente, una actividad voluntaria. Jugar con una pelota puede ser algo hermoso, divertido y formativo. Jugar al fútbol puede permitirnos alcanzar estados físicos, emocionales y espirituales placenteros y en comunión con los otros. Pero mundo mundial mundializado es la muerte y consiguiente profanación del cadáver del juego, y su autopsia es retransmitida y comentada por los periodistas deportivos de todo el mundo. Para ellos el juego ha muerto y debe ser seccionado y embalsamado o puesto en formol.

Si hemos querido desarmar esta intrincada y desagradable madeja de elementos ha sido para organizar el análisis, pero nunca hemos perdido de vista que el mundo, el mundo mundial y el mundo mundial mundializado, son en realidad la misma cosa. Nunca hemos dejado de decir que su avance es también la muerte y fosilización de la vida. 

Por tal motivo, cuestionar la organización de un mundial [de fútbol] sin cuestionar el funcionamiento del mundo [capitalista], es una actividad ilógica. Peor aún, es una tarea que nos distrae de lo que realmente está sucediendo aquí y ahora.” 

“El mundo mundial de brasil 2014 es un mecanismo de expansión del capitalismo que se constituye en un múltiple robo directo a los individuos que viven en el territorio del estado brasilero. Si la imposición violenta de este evento y el despliegue militar es el peor robo de la libertad individual y colectiva; también lo es el hecho de que el dinero que el estado invierte para que mundo mundial exista es deuda pública que será pagada a través de los impuestos. Los individuos que trabajen y consuman en el estado brasilero serán los encargados de pagar con sus impuestos todos los gastos de este mundo mundial, además de los intereses producidos por esta deuda. Este no es un simple robo de dinero, es un robo de la libertad que todo individuo debe tener para dedicar su tiempo a lo que prefiera. El impuesto sobre los sueldos o el consumo no hace más que elevar el costo de vida, razón por la cual el individuo debe gastar más tiempo de su vida en producir dinero.” 

“Esto es la guerra. Expresa, declarada y sin miramientos. Guerra contra la población civil. Contra los que sobran por marginados y contra los que protestan por subversivos. Es la grotesca demostración de que mundo mundial es una falsa circunstancialidad, es un mecanismo de bizarra legitimación en un nuevo giro de tuerca de la represión y el control poblacional. [...] 

En algún momento el mundo ha logrado reorganizar los marcos de lectura de estos acontecimientos y brasil 2014 es un claro ejemplo de ello. Mundo mundial es impuesto claramente por fuerza de la violencia ante el rechazo generalizado. Habiéndose declarado unilateralmente una guerra sistemática, planificada y ostensible contra los pobladores; una protesta nunca puede ser pacífica. Siendo que una de las partes se ha declarado en pie de guerra, toda resistencia es reprimida con violencia, por lo que protestar, en términos reales, solo es posible haciendo uso de la legítima defensa.

Porque sólo en el año 2012 la policía brasilera mató a 1.890 personas según el informe del Foro Brasileño de Seguridad Pública. Porque a esto deben sumarse las muertes no reconocidas por el estado. Porque la policía brasilera está matando niños que viven en las calles hace meses, cosa sabida ampliamente entre los brasileros y ahora presenciada y denunciada por periodistas extranjeros. Y porque cuando el ministerio de deportes dice que “cuando se aproxime el inicio del campeonato vamos a tener un clima de fiesta y no habrá lugar para protestas violentas”, debe leerse que habrá una violencia desmedida contra todo aquel que quiera oponerse realmente a la realización de mundo mundial.”

“Si hemos dicho que argentina 1978 fue denunciada como propaganda de la dictadura, brasil 2014 tiene como uno de sus protagonistas a una protesta masiva, callejera y transgresora, fundamentada en el cuestionamiento profundo de lo que mundo mundial realmente es en términos de desarrollo del desequilibrio, expansión del comercio, justificación de la represión y destrucción de la vida. Brasil 2014 no es solamente criticado por el uso propagandístico, sino que es también enfrentado en toda y cada una de sus características esenciales por una rabiosa e indignada muchedumbre que no logra ser apaciguada.”

Descargar texto aquí
_____________________________________________________________________________________ 

CITIUS, ALTIUS, FORTIUS. 
EL LIBRO NEGRO DEL DEPORTE

Autores: Federico Corriente y Jorge Montero
En el contexto de un nuevo mundial de fútbol y las protestas que suceden en la región brasilera, afirmamos que el deporte no solo es una válvula de escape y un mecanismo de control social sino también una ideología de la competición, de la selección biogenética, del éxito social y de la participación virtual.
Información sobre el libro: 

Desde la transformación de las fiestas y juegos populares en deportes, pasando por las distintas nociones de cultura física que se han sucedido desde la Antigüedad hasta llegar a nuestros días, este ensayo analiza el proceso de difusión internacional del deporte y su evolución en el seno de la sociedad moderna, prestando especial atención al papel de los deportes en la configuración del liberalismo decimonónico, el colonialismo y el imperialismo, y haciendo especial hincapié en el destacado lugar que ocupan en el discurso ideológico totalitario.
El deporte no solo es una válvula de escape y un mecanismo de control social sino también una ideología de la competición, de la selección biogenética, del éxito social y de la participación virtual. Lejos de limitarse a reproducir en formato espectáculo las principales características de la organización industrial moderna (reglamentación, especialización, competitividad y maximización del rendimiento), cumple además una misión ideológica de trascendencia universal: encauzar y contener las tensiones sociales engendradas por la modernidad capitalista.
Este libro es un trabajo crítico, riguroso, muy bien documentado y de lectura ágil, que aborda la relación entre deporte, democracia y totalitarismo desde una perspectiva completamente inédita.
«[…] El deporte ha dejado de ser un espejo en el que se refleja la sociedad contemporánea para convertirse en uno de sus principales ejes vertebradores, hasta el punto de que podríamos decir que ya no es la sociedad la que constituye al deporte, sino este el que constituye, en no poca medida, a la sociedad. El deporte es la teoría general de este mundo, su lógica popular, su entusiasmo, su complemento trivial, su léxico general de consuelo y justificación: es el espíritu de un mundo sin espíritu […]».

Más información: lazoediciones.tumblr.com
_____________________________________________________________________________________
LA BARBARIE DEPORTIVA. CRÍTICA DE UNA PLAGA MUNDIAL.
Marc Perelman. Editorial Virus. 2014.

 
[Cuando la conflictividad social se acentúa en Brasil a las puertas del mundial, este libro analiza el papel del deporte en las lógicas del capital.]

En pocos decenios, el deporte se ha convertido en una potencia mundial ineludible, la nueva y verdadera religión del siglo XXI. Su liturgia singular moviliza al mismo tiempo y en todo el mundo a inmensas masas agolpadas en los estadios o congregadas ante las pantallas de todo tipo y tamaño que los aficionados visualizan de manera compulsiva. Estas masas gregarias, obedientes, muchas veces violentas, movidas por pulsiones chovinistas, a veces xenófobas o racistas, están sedientas de competiciones deportivas y reaccionan eufóricas a las victorias o a los nuevos récords, mientras permanecen indiferentes a las luchas sociales y políticas, sobre todo la gente joven.

La propia organización de un deporte de alcance planetario, fundamentado en un orden piramidal opaco, se ha erigido y consolidado como un modo de producción y reproducción socioeconómico que lo invade todo. El deporte, convertido ya en espectáculo total, se afirma como el medio de comunicación exclusivo, capaz de estructurar en toda su profundidad el día a día de millones de personas, desde la fisonomía de las ciudades, hasta los ritmos de trabajo y la estructuración del tiempo libre.

El nuevo récord, la mejora del rendimiento, el sometimiento del cuerpo por encima de los límites humanos, se convierte en la base del espectáculo, en su única motivación, en el fin que lo justifica todo, por lo que el dopaje y las intervenciones-agresiones en el cuerpo del atleta se han convertido en la normalidad de un deporte que juega al escondite con los controles antidoping, mientras los deportistas se lanzan a una carrera alocada contra su propia vida.

Apisonadora aniquiladora de la Modernidad decadente, el deporte-espectáculo lamina todo a su paso y deviene el proyecto de una sociedad sin proyecto.

Más información en La Haine



______________________________________________________________________________________________________
¡NÃO VAI A TER COPA!”... “¡VAI TER REVOLTA!”: ¡NO VA A HABER COPA!.. ¡VA A HABER REVUELTA!]    
 

Traduce-Translate-Μετάφραση

Etiquetas

comunicación proletaria solidaridad internacional internacionalismo solidaridad con lxs presxs grecia chile contra la represión anticapitalistas acción directa comunistas textos lucha de clases protestas sociales Territorio Mapuche english estado español (españa-XPAIN) Alemania Argentina internacionalismo proletario memoria méxico detenidas Shile Venezuela francia kurdistán presos políticos EEUU guerra de clases okupacion por el comunismo / por la anarquia solidaridad proletaria internacionalista Italia Palestina Rojava anarquistas disturbios migrantes noticias Siria Ukrania anticarcelario antipatriarcado contra el capital contra el trabajo feminismo oaxaca antifascismo análisis contra la democracia fotos huelgas lucha revolucionaria policía asesina solidaridad proletaria contra caridad cristiana Barcelona Turkia brasil contra el estado policial contra el nacionalismo contra la patria expropiación guerra a la guerra guerra social huelga de hambre huelga general insurrección pintadas refugiados 1º de mayo Mediterráneo República Dominicana UK Uruguay contra la sociedad cárcel defensa de la tierra desalojos son disturbios francés lucha obrera lucha proletaria lucha social revolución comunista trabajadores y estudiantes Ecuador Egipto Polonia Portugal Rusia antimperialismo atentados bélgica caribe contra el fascismo contra el reformismo y el oportunismo contra la burguesía contra las elecciones desaparecidos euskalherria libertad para todxs reflexión revueltas trabajadores en lucha violencia revolucionaria Catalunya Chequia G20 Israel Paraguay República Checa ZAD américa del sur antimilitarismo de clase antinazis brigadas internacionales contra el mundial de fútbol contra la iglesia católica contra la religión contra las fronteras contra las ongs cuba despidos extradicción grupos autónomos haití historia indepedencia de clase mujer no borders pegatas perú proletarixs internacionalistas protestas revolución social sabotajes santiago maldonado saqueos solidaridad de clase un patriota un idiota América del norte Arabia Saudí Bosnia Bulgaria CNA China Cibao Claudio Lavazza Corea del Norte DIY Filipinas Flora Sanhueza Gabriel Pombo da Silva Golpe de estado Gran Bretaña Hambach Forest India Liberia Marcelo Villarroel Marco Camenish Nicaragua Portland Punki Mauri Presente! RIF Sebastian Oversluij Suiza Tunez Túnez Val di susa Vietnam Zaragoza agitación angry anticapitalismo antidesarrollismo antirracismo ateismo autodefensa autonomía de clase barrios proletarios berlín caja de resistencia ccf censura comunicados contra el fracking contra la guerra contra la reforma laboral contra la unidad nacional contra las olimpiadas derecho al aborto derecho de autodeterminación derrotismo revolucionario dirección donbass día del joven combatiente encuentros exilio feminicidio feria indymedia ioannina irak jornadas jornadas anárquicas kobane latinoamérica marruecos minería no Tav normalistas organización organización anarquista programa propaganda. affiche registros revolución internacional revolución socialista san francisco somos lxs nietxs de las brujas que nunca pudisteis quemar teoría terrorismo África