Español | English | Français




Cette vidéo a été élaborée par des militants mexicains au moment où les faits se produisaient, juste après le massacre de Nochixtlan, dans l’état d’Oaxaca, le 19 juin 2016, quand la police a ouvert le feu contre des manifestants qui bloquaient une route d’accès à une raffinerie.

Après une intense lutte de rue d’environ deux mois, l’Etat a opté pour le pourrissement et l’isolement médiatique pour éteindre le feu qui menaçait de se répandre. Actuellement (début 2017), le conflit n’a pas été résolu, mais les barricades ont disparu et les assemblées où se discutaient comment structurer la lutte ont quasiment disparu aussi.

Pour autant, cette vidéo n’essaye pas d’affirmer des conclusions, compte tenu des contradictions posées par le capital, le prolétariat comme sujet potentiellement révolutionnaire, devrait démontrer dans les faits, jusqu’où peut aller cette rupture avec cette réalité de misère.

* * *

À l’heure actuelle, nous assistons sans aucun doute à l’intensification de la lutte de classe à Oaxaca au Mexique. Le conflit actuel nous rappelle celui de l’année 2006, dans lequel notre classe a jailli sur la scène lors d’un grand soulèvement qui fut marqué par un avant et un après.

* * *

Bref bilan de la situation actuelle exacerbée après les événements de Nochixtlan, Oaxaca. Pour l’extension et la généralisation des luttes prolétariennes, non seulement à Oaxaca, mais partout dans le monde ! Pour l’autonomie de classe !

A continuación se adjuntan 3 descargables en PDF; “Español, Inglés y Francés”. Mismos que son el texto del vídeo “Lutte de Classe à Oaxaca 2016”.





Los días 10 y 11 de enero la polícía de Chubut y la gendarmería llevaron a cabo ataques contra la comunidad mapuche Lof Cushamen en Resistencia, dejando un saldo de nueve personas heridas, tres de ellas de gravedad y diez detenciones. La violencia desmedida de las autoridades estuvo al servicio de la empresa transnacional Benetton, cuyos directivos están obsesionados con la expulsión de los indígenas de sus tierras ancestrales. El gobernador peronista de Chubut, Mario Das Neves socio político de Sergio Massa, justificó los ataques alegando que los mapuches son “violentos” que “no respetan la ley”, mientras que su ministro de gobierno Pablo Durán fue más lejos y se refirió a la comunidad como “terroristas” (Clarín, 12/1). Los voceros de Benetton también respaldaron públicamente la agresión a los mapuches, declarando que “no hay forma de frenarlos” (El País, 12/1).
El juez federal Guido Otranto habría ordenado levantar un corte a la vía férrea del tren expreso patagónico La Trochita, que atraviesa el territorio en conflicto entre los mapuches y Benetton y al amparo de esta orden se desplegó un operativo de bloqueo de la comunidad por parte de más de 200 efectivos y el secuestro de todos sus pobladores durante varias horas.
El territorio al borde del río Chubut en el departamento de Cushamen, ocupado legítimamente por los mapuches desde marzo del año pasado, forma una pequeña parte del latifundio de alrededor de un millón de hectáreas usufructuado por Benetton a través de la compañía Tierras del Sud Argentino. La propiedad que invoca la transnacional guarda continuidad con el robo territorial realizado en 1896 por el presidente Roca, quien donó los terrenos a latifundistas ingleses luego de la violenta “campaña del desierto” contra sus pobladores originales. En la década de 1990 Benetton se hizo con las tierras.
La represión generó un amplio repudio. Hubo pronunciamientos de organizaciones sociales, de derechos humanos y de la izquierda, así como movilizaciones en Córdoba, Bariloche y Rosario. El 11 de enero se realizó una concentración frente a la Casa de Chubut en Capital Federal. La militancia de Izquierda Socialista, encabezada por la legisladora de la Ciudad de Buenos Aires Laura Marrone, estuvo presente manifestando su solidaridad, exigiendo la liberación de los detenidos, el cese de la criminalización y apoyando los justos reclamos territoriales de los mapuches. La movilización logró la liberación de los detenidos.
En su comunicado de repudio a la represión, la comunidad Lof Cushamen en Resistencia advierte que las autoridades “cuentan con un instrumento perverso como la ley antiterrorista para implementar los compromisos asumidos ante las corporaciones del petróleo, la minería o la soja”. Esta ley fue sancionada durante el gobierno kirchnerista, quien en 2010 ejerció una represión similar contra el pueblo Qom.



El pasado sábado 14 de enero de 2017, mientras el gobierno nacional jugaba a la guerra durante el ejercicio militar Zamora-200, un grupo de anarquistas nos dedicamos a tratar de suplir la principal carencia de los venezolanos, la alimentación. Distribuyendo de forma gratuita y sin esperar nada a cambio, una crema de pollo y arroz salteado a las personas que deambulan por la ciudad hurgando en la basura para poder alimentarse.

Si le negamos al Estado el derecho a gobernarnos, también rechazamos su chantaje alimenticio, compuesto de comida subsidiada de precaria calidad y bolsas CLAP. Esta actividad la realizamos en memoria de Nestor Dondoglio al cumplirse 200 años de su acción.

Adjuntamos el folleto “anarquismo y sopa de pollo” en formato de PDF donde se hace una semblanza histórica de Nestor Dondoglio y su álter ego “Jean Crones”.

La solidaridad no es palabra escrita


El actual proceso rebasó toda previsión en términos de fuerza, magnitud y contradicciones, por lo cual aún está en ciernes. Tal situación, hace indispensable profundizar sobre las necesidades de la lucha, extraer lecciones de los errores del pasado, además de ampliar y propagar la crítica y ruptura contra todos los aparatos e ideologías con las que la burguesía pretende encuadrarnos.
Constatamos una vez más, que el problema no radica en que “el proletariado no esté luchando lo suficiente” o sea “un agachón”; lejos de eso, la lucha está presente porque el proletariado ha respondido en la calle a los ataques que la burguesía pretende llevar a cabo mediante sus planes de austeridad, y ante eso, los aspectos cuantitativos salen sobrando, no son relevantes a la hora de evaluar la lucha. El connato de enfrentamiento con las fuerzas del orden en la localidad del Valle del Mezquital-Hidalgo, donde el proletariado bajo el grito de “Preferimos morirnos de pie que morirnos de hambre” repelió con piedras, palos y cocteles molotov a los gendarmes del Estado, es la muestra más contundente que refleja la vigencia de la lucha de clases, a su vez que evidencia la brecha irreconciliable entre las necesidades humanas y las necesidades de la economía.
El problema radica entonces, en que a pesar de lo numerosas que han sido las protestas en distintos puntos del país, es la falta de perspectivas y sobre todo la nula ruptura de nuestra clase con la condición de ciudadano e individuo civil, la que le conduce al aislamiento y a la pérdida de continuidad en la lucha. Todas esas debilidades nos cuestan el avance y nos pagan con la derrota. Es la consecuencia de todavía vislumbrar la realidad de forma mistificada y separada, alejándonos de entender el actual problema desde su raíz, es decir, desde la totalidad que es la sociedad subsumida Capital.

Ante la represión y los incrementos de precios se propone la renuncia de un presidente; ante los disturbios, la ciudadanía clasemierdera secunda a la policía, condenando y delatando a los incontrolables; ante los saqueos, la izquierda rastrera se inventa una conspiración hablando de “infiltrados” (a la par que defiende la sacrosanta propiedad privada); ante un problema que deviene de la situación de crisis mundial de valorización, se insiste en contemplarlo desde el localismo y el nacionalismo… Y así sucesivamente, los ejemplos mencionados son una suma de las clásicas fórmulas del reformismo, condensadas y materializadas en todas las pancartas de las manifestaciones pusilánimes, en las redes sociales, en los youtubers indignados, en los periodistas y opinologos de izquierda. Toda esa amalgama posee la considerable fuerza e impacto suficiente para persuadir a que los inconformes se desmovilicen y/o deambulen a través del nefasto sendero de las súplicas (que serán calmadas con unas míseras migajas).
Frente a toda esta situación, es importante no perder el suelo: no hay que minimizar ni subestimar la podredumbre reaccionaria que corroe el proceso actual. Si bien, el descontento es un factor importante para incentivar a la movilización, eso no significa que sea determinante para impulsar a la radicalización de la lucha. El descontento sin perspectiva y que no pinta su raya frente los enemigos de clase, es propenso en todo momento a ser cooptado por la socialdemocracia, aunado a que es fácilmente moldeable por el ciudadanismo. Por consiguiente, no debemos sobredimensionar la situación, dando por hecho que “hay suficiente clarificación en nuestra clase para dar el siguiente paso”. Insistimos en que hay que conocer bien el terreno para saber cómo actuar de manera inteligente y cautelosa, de lo contrario estaremos perdidos en el limbo.
Es preciso romper con los polos que reducen todo a perspectivas catastrofistas (pensar en la invulnerabilidad del Estado-Capital) y romanticistas (creer que “nos encontramos en vísperas de una insurrección proletaria”). Estamos firmemente convencidos de que la impotencia que sentimos en carne propia por no poder dar un vuelco favorable a la situación en estos momentos, no debe dar pie a dejarnos consumir por la derrota o las ansias de voluntarismo, así como tampoco orillarnos a claudicar, cediendo lugar a las iniciativas inmediatistas, activistas, de recambio, gradualismo, gestionismo y posibilismo.
Los revolucionarios de todas las épocas siempre hemos sostenido en los tiempos más turbulentos la irrefutable e intransigente consigna histórica: si no cambia todo, no cambia nada. Y esa es la bandera que hemos de agitar a contracorriente hasta el derrumbe de esta civilización de mierda. [Materiales]
 

 

Crónica de estos días de saqueo y revuelta ¿O qué sigue?

 

“¿Qué más me pueden quitar? Tienen mi sangre. ¡Y ahora mi auto![…] Estoy recibiendo sangre de loco de alto octanaje. Si voy a morir moriré haciendo historia en el camino de la furia.”
-MAD MAX: Fury Road


El inicio
Días como los de hoy 4 de enero de 2017; días de furia y adrenalina serán recordados. Son especiales porque a diferencia de los días que atesoramos individualmente, como un buen cumpleaños, esas vacaciones en la playa o un día de muertos muy colorido; estos días serán recordados por todos, por muchas de nosotras como días extraordinarios.
Hace unos días que aquí, en lo que llaman México, se anunció que el precio de la gasolina se disparaba a 14 y 20 por ciento más, “debido al aumento de los precios internacionales”, según Peña Nieto. Nunca mencionaron que era por la Reforma Energética que su administración promovió. Esto ya no es nuevo para nadie de este país; todos los años sube la gasolina y con ello se disparan todos los precios de las demás mercancías, comida, transporte, vestimenta, renta, etc. Pero el año anterior fue diferente. De un día a otro el dólar llegaba a 17 pesos luego a 18, 19, hasta más de 20 pesos actualmente. Ganó Trump, pasó eso del Brexit, se agravó la situación en Siria; todo va de mal en peor. Pero seguía siendo un fin de año normal con el anuncio al nuevo gasolinazo, pues pensábamos que nada podría suceder, si ya todos estábamos acostumbrados. Pero no fue así.
Esta semana la gente comenzó a hablar. La revuelta comenzó. Las protestas lejanas en el estado de Baja California y Sinaloa comenzaron a ser contadas de boca en boca. Decían que en Baja California tomaron pipas de gas y regalaron la gasolina a cualquiera que pasaba por ahí. Que se bloquearon carreteras en Oaxaca, que hubo manifestaciones en Jalisco, en Chiapas, en Chilpancingo y Tlaxcala, en Morelos y en Can-Cún.
Después comenzaron a acercarse. En Acolman, Ecatepec, Naucalpan, Nicolás Romero, Cuautitlán, Tultepec y Tecámac, Cuautepec. Que ya estaban por la Gustavo A. Madero. ¡que ya venían, que ya corran! Quién sabe quiénes eran pero eran, y muchos y hartos, decididos. Comenzaron a aparecer en las redes imágenes y videos. Eran todos, todas las personas, nosotros. La revuelta estalló.

Roba todo lo que quieras. No regreses nada
“No teman la destrucción de mercancías. No se asusten ante los saqueos de tiendas. Lo hacemos porque es nuestro. Ustedes (como nosotros en el pasado) han sido criados para levantarse todas las mañanas con el fin de hacer cosas que más tarde no serán de ustedes. Recuperémoslas y compartámoslas. Tal y como hacemos con nuestros amigos y el amor.”
- Carta a los estudiantes escrita por trabajadores atenienses, 2008
En mi barrio, todos estaban afuera asomándose, corriendo, vigilando, platicando. Más arriba hacia Ecatepec y en barrios vecinos los proletarios saquearon tiendas como Coopel y Elektra, supermercados como Wal-Mart, Chedraui, Bodega Aurrera y Soriana. Algunos rumores incluso decían que también cajeros, bancos y casas de empeño. Ese día trabajé en la mañana y un compañero se quejaba que había llegado tarde porque habían cerrado la autopista México- Pachuca. Que él era de Coacalco y que ahí ya habían comenzado los saqueos y rumores de enfrentamientos con la policía. El enojo de este compa era más por no poder participar en la expropiación de un Coopel que en haber llegado tarde a trabajar. Todos hablaban de eso en el trabajo: “ya se pasaron de verga”, “la neta si me levantaría en armas”, “pues yo normalmente no haría nada de eso, pero si ya todos están saqueando, ese sentimiento de contagio y emoción de la gente… digo, ya ahí pues sí me sacaba algo”, “si fuera algo organizado y seguido sería mucho más chingón”. Todos opinaban y reían nerviosamente, como emocionados, como si fuera el día de reyes para los más grandes. Luego, durante todo el camino hacia mi casa se escuchaban murmullos en el metro de gente que comentaba que un saqueo aquí que otro por allá. Y para rematar llegando al tianguis cerca de mi casa, un grupo de señoras debatía: “ya vienen para acá”, “pues no nos van a hacer nada, y si sí pues somos más”, “pues ellos solo están saqueando en tiendas grandes, no van a venir al tianguis” “no, yo si vienen sí corro”, “ah pues de una vez lléguele mijita”. Les pregunté maquiavélicamente “¿quiénes vienen jefa?”, “los saqueadores, ¿qué no escuchaste? están en todos lados. Dicen que están robando de todo.”, “no jefa, si son personas como nosotros, no nos van a hacer nada, es más solo están saqueando a tiendas grandes” le respondía para calmarla y afirmar que no se preocupara por su mercancía que vendía en el tianguis. En realidad no tenía nada que temer. Lo importante era que todos discutían algo de lo que nunca hablaban. Que si en la protesta es necesario saquear o no, que si sí es “porque estamos hasta la madre”, que si no pues porque “hay que atacar, no namás robarnos más teles pa volver a enajenarnos”, “que todos vivimos jodidos”.
El saqueo, la destrucción de mercancías y maquinas ha sido una práctica recurrente entre las expresiones de furia y motín de nuestra clase, el proletariado. Desde el asalto pirata hasta la rabia de los hijos de Ludd . Desde las revueltas argentinas en 2001 hasta la quema de dinero y mercancías en la insurrección griega en 2008. La locura de goce, la emoción mezclada con enojo, esas proletarias con serruchos abriendo la cortina del Elektra como si fuera su regalo de santos reyes, es un agujero en el tiempo que relampaguea venganza, una ventana a la vida. Robar a quien te roba es justicia, quemar a quien encadena tu vida, es luchar, romper la normalidad (porque no todos los días saqueamos tiendas y supermercados) es la chispa que necesitamos. Pero no es suficiente.
Pensémoslo de nuevo. Yo vendo mi tiempo de vida. Sí así es, uno cuando trabaja intercambia su tiempo de vida por dinero que es trabajo acumulado. Parte de ese dinero es un gasto previsto por las empresas para que puedas sobrevivir, medio comer, medio dormir, sobrevivir, para que sigas trabajando para ellos. Lo que te sobra después de pagar tu comida diaria y transportes, hay de dos: lo gastas o lo ahorras . Lo gastas en entretenimiento y “diversión”: vas al cine, compras alcohol o drogas, sales con tu novio, compras un celular nuevo. Compras, consumes: y como a la mayoría no nos alcanza para pagar de contado un iPhone 7 (y ni queremos) pues pides un crédito para pagarlo con lo que sobra de cada quincena. Una tele nueva, una lavadora, un Xbox, ropa, tenis y hasta un celular nuevo. Las tiendas a nivel nacional que más créditos otorgan son Elektra y Coopel, son las que tienen el Westernunion porque nuestra familia nos manda dinero desde el gabacho, del cual se queda una buena tajada el Elektra. Estas tiendas que están siempre en los barrios y en los pueblos te enganchan para pagar de poco en poco, y todos sabemos que terminas pagando casi el doble de su precio comercial. ¿Pero entonces por qué mierda seguimos haciendo esto? Los Elektra fueron saqueados y no una IStore y no un Palacio de Hierro por la simple razón de que en nuestros barrios no existen tales tiendas. Y éstas no están ahí porque no tenemos el poder adquisitivo de gastarnos nuestros ahorros en sus mercancías para ricos. No hay un Liverpool en cada esquina y cuando lo hay está custodiado por un pelotón de policías dentro de un centro comercial. En la expropiación espontanea los proletarios saquean y recuperan de las tiendas grandes que les quedan a la mano en los barrios periféricos de la ciudad. ¡Pues porque es ahí donde vivimos!, donde estamos hacinados; ahí es desde donde tenemos que viajar 2 horas en transporte público a nuestros trabajos para seguir gastando nuestras vidas por unos cuantos pesos.
El saqueo no es sólo lógico, sino es reivindicable. Expropiamos lo que otras proletarias han fabricado. Expropiamos ese poquito de vida que venderíamos a cambio de unos tenis nuevos, o una televisión. O comida, o ropa, o más dinero. Es cuando nos alejamos de la figura del buen ciudadano que no empuja, no correo, no grita y vota. Que si tiene un problema con su vecino va a la delegación, que si le robaron va con el policía que lo extorsiona y se burla, que si tiene un problema en el trabajo va con el sindicato. Más bien, es ese proletariado que toma su vida en las manos, se hace responsable de sí mismo y elimina todos esos intermediarios de mierda, todos esos obstáculos y trabas para poder vivir.

¿Pero y después de que me robé esa tele?
Todo lo que conseguimos, parece que lo hemos perdido;
Debemos realmente haber pagado el costo.
(Eso es por lo que seremos)
Quemando y saqueando esta noche;
(Digo, vamos a quemar y a saquear esta noche)
Quemando toda la contaminación esta noche;
Quemando toda la ilusión esta noche.
-BURNIN AND LOOTIN, Bob Marley & the Wailers
Claro que la expropiación es reivindicable y necesaria, pero ¿y luego? Después de que te robas la tele, te sientas en domingo la prendes y ves tu serie favorita, cambias de canal y el noticiero de las 3 dice que lo que pasó la semana pasada estuvo muy mal, que esos saqueos fueron hechos por infiltrados y poseídos. “Yo no soy infiltrado” te dices a ti mismo; “tampoco estoy poseído, creo”, pero han vuelto de tu acción una representación. Literalmente. Algo ajeno, una imagen externa a ti, a tus necesidades, para que no te contagies, ni otros, que no salgas a las calles. Y es que si hay algo difícil en esta vida es romper con la normalidad. Muchas llamas de revuelta se apagan porque hay que comer para poder luchar, y sólo podemos comer si tenemos dinero para comprar comida, y hay que trabajar para poder tener dinero y entonces todos volvemos a trabajar y se murió la revuelta. Cierto, no podemos luchar todo el tiempo, pero batalla y guerra es diferente.
En esta sociedad, todo es mercancía, a esta sociedad que acumula mercancías de manera enferma y obsesiva se le ha llamado capitalismo y, después, cuando esta acumulación se ha vuelto tan grande y monstruosa que dejamos de comprenderla y nos limitamos a mirarla con palomitas en mano, algún proletario la llamó sociedad del espectáculo. La guerra entre los desheredados y los capitalistas, entre clases pues, está sujeta a estás reglas también. Ellos pusieron el tablero y las reglas, más nunca las entendieron o controlaron. Después del saqueo hay de dos: o te quedas sentado viendo una película con tu nuevo Blue Ray y SmartTV (robado) y vuelves a trabajar para pagar el Netflix o Blim que contrataste y para pagar la deuda con el banco, y con Coopel y con tu tía, y la comida y la renta y todo, o te preparas para el segundo asalto. Muchos hemos asumido la guerra pero no es fácil. Cuando asumes que estás harto de esta sociedad y quieres un segundo asalto, el primer sentimiento es como si estuvieras nadando en medio del mar sin nadie a kilómetros. Después te acuerdas que don Beto también estuvo en el saqueo y que viste a Frida corriendo con un celular del Elektra. Nos encontramos en las calles. Nunca estamos solos. Eso es porque todos en el barrio estamos en la misma condición de trabajo asalariado. Y para avanzar, de la batalla a la guerra el paso que sigue es organizar la rabia.

Que la chispa queme toda la gasolina
Quienes no comprendieron que el pensamiento unitario de la historia, para Marx y para el proletariado revolucionario, no era otra cosa que la adopción de una actitud práctica, estaban determinados a convertirse en víctimas de aquella práctica que habían adoptado al mismo tiempo que su teoría.
Debord Tesis 95, La sociedad del espectáculo
Un compa me decía “ah chingá, pues hay que agarrar las armas” sin duda, tal vez, en algún punto, pues sí… pero primero hay que conocernos y conocer el campo de batalla. En esta semana se han hecho reuniones o asambleas y en los próximos días seguramente habrá. Es entonces cuando podemos respirar y pensar nuestro siguiente movimiento. Pero cuando eso pasa, hay de dos: Hablar durante horas en una asamblea donde van a llagar organizaciones como: partidos políticos, sindicatos, ¿la guerrilla?, los antorchistas, los troskistas y esas mamadas. Que van a hacer larguísima la asamblea y pelearán entre ellos diciendo que el movimiento se reduce al “fuera Peña” o “por una nueva constitución” como si un papel nuevo resolviera todo. Ellos simularán que son el Congreso de la Unión y van a llegar a la siguiente conclusión: Nada. O bueno una marcha pacífica pues, del Ángel al Zócalo que será detenida ahí por el hemiciclo a Juárez y ya, nomás. o por el contrario podemos ignorarlos… o correrlos y organizarnos por nosotras mismas. Sin ideologías, sólo con nuestra intuición y nuestra memoria práctica, recordando que ya otros antes que nosotros han hecho revueltas, que antes que nosotras y en otros lados ya hubo saqueos y bloqueos, que no estamos solos y que no somos las primeras. Esas experiencias nos ayudarán en estos próximos días. También nos resta no espantarnos, chingao. En las guerras siempre han existido organismos de propaganda. Es decir gente que se le encarga decir mentiras un buen de veces para que esa sea la verdad que todos aceptemos, luego repitamos y por último pensemos que en realidad nosotros opinamos eso. Hoy día todos los medios, el internet, periódicos de izquierda y derecha hacen eso. No los leamos o veamos, y si los leemos, los criticamos, y si los criticamos los negamos y creamos nuestra versión porque la vivimos, nuestra propaganda. Así encontramos a más gente que esté de nuestro lado.
También sabemos que la tira no está nunca de nuestro lado, eso claro, el objetivo claro. Que nuestra lucha no es por un mejor país o por más democracia. Eso según ya lo tenía Francia o Estados Unidos y si buscamos, también hay saqueos y revueltas porque allá el mundo de la mercancía se cae a pedazos también. Hay proletarios en guerra que son exprimidos a diario y que el año pasado se insurreccionaron. Somos los mismos aquí y allá.
En estos días podemos avanzar del saqueo y el motín, que son un paso importante en nuestra batalla. Podemos continuar, podremos reclamar un cacho de nuestras vidas, luego más y más y luego… más, hasta donde podamos. Podríamos soñar y vivir, cambiar lo podrido que está el mundo, quién sabe, hasta podríamos ser la historia reconociéndose en una revolución. Si no podemos, dejaremos una experiencia importante a los que siguen, sólo si luchamos. Sino, tus hijas, tus nietos, seguirán endeudándose con créditos para satisfacer necesidades falsas, trabajando hasta que estén viejos y recordarán que en 2017 un familiar suyo se robó una tele.
Muerte a todo aquel que se interponga en el camino a la vida del proletariado en guerra


¡Llamada a la solidaridad!

Las compañeras anarquistas acusadas de participar en una expropiación a una sucursal bancaria en Aachen en noviembre de 2014 siguen encarceladas en Alemania a espera del comienzo de juicio el 23 de enero de 2017. La compañera holandesa, procesada también por expropiaciones a sucursales bancarias en el mismo territorio, se encuentra en libertad a día de hoy, aunque la fiscalía ha presentado un recurso tras su absolución. (+ info: https://solidaritatrebel.noblogs.org/informacio-sobre-el-cas/)

Desde Solidaritat Rebel queremos que sientan la solidaridad traspasar fronteras, barrotes y muros, y enviarles toda nuestra fuerza y complicidad.

Proponemos desenmascarar y señalar tres actores importantes en el secuestro de nuestras compañeras.
1) La acusación: Pax Bank y sus socios.
Las sucursales bancarias donde se perpretaron las expropiaciones pertenecen a las entidades Pax Bank y Aachener Bank. El Pax Bank es un banco ligado, desde que la fundaran sacerdotes en Colonia en la Primera Guerra Mundial, a la Iglesia Católica y recientemente vinculada al mercado de armas. Mientras predican humildad, ética y moral, se llenan los bolsillos vendiendo armas en guerras por las que luego piden oraciones. Una muestra más de la alianza indisoluble entre Iglesia y Capital. (+ info aqui)
2) Los cómplices y siervos del Estado: colaboración entre Estados y sus cuerpos policiales
Desde la KriminalPolizei y la Oficina Estatal de Investigación Criminal (LKA) de Alemania salieron órdenes de recopilación de información hacia las policías de otros Estados: por ejemplo, fueron los Mossos d’Esquadra quienes recopilaron datos para la identificación y localización de nuestras amigas. Más allá de eso, la Europol emitió la orden de búsqueda y captura que concluyó con la extraditación a prisiones alemanas de nuestras amigas (traídas desde Bulgaria y Karcelona). Las fronteras, una vez más, son sólo reales para las pobres, las rebeldes, las migrantes…; nunca para el rico, las fuerzas represivas o para el capital.
3) Tecnología de control social y represión: nuevas (y no tan nuevas) técnicas
Una de las pruebas fundamentales para la acusación ha sido la muestra de ADN recogida por los Mossos d’Esquadra sin conocimiento de las acusadas. Otra de las pruebas fue el estudio biométrico extraído de las imágenes grabadas desde las cámaras de las sucursales y sus alrededores: forma de la cabeza, de la mandíbula, de caminar… Toda esa información extraída de las grabaciones que acumulan día tras día cuando paseamos por nuestras videovigiladas calles.
Todo esto sin dejar de lado nuestro odio y rechazo a las cárceles como centros de castigo a la disidencia, nuestro odio a los medios de comunicación como generadores de realidad en complicidad con el Poder, Poder que se personifica en partidos políticos, bancos, prensa burguesa, Iglesia y demás aliados del Estado y el Capital. Continuar la lucha es la mejor manera de no permitir que quiebren nuestras ideas ni nuestras prácticas rebeldes, a pesar de cada golpe represivo.
No caeremos en sus juegos de inocente o culpable, no nos importa. No son víctimas, son luchadoras, y en días como el próximo 23 de enero cuando empieza el juicio, nos reafirmamos una vez más, rechazando esas categorías y tejiendo lazos de solidaridad y rebeldía. Por ello, animamos a todas a solidarizarse con ellas el sábado 21 de enero en las calles de vuestros pueblos, barrios, ciudades o aldeas para que se visibilice el caso que tiene a nuestras compañeras secuestradas. (+material: https://solidaritatrebel.noblogs.org/material-de-difusio/)
Mantendremos el blog actualizado con la información que vayamos obteniendo de los enemigos de nuestras compañeras que también son los nuestros.
LAS ANARQUISTAS PRESAS EN ALEMANIA NO ESTÁN SOLAS.
LAS QUEREMOS LIBRES.
LAS QUEREMOS CERCA.



LEER MÁS: (castellano / catalán / english): https://solidaritatrebel.noblogs.org/post/2016/12/28/crida-a-la-solidaritat-amb-les-companyes-anarquistes-preses-a-a-alemanya/

Traduce-Translate-Μετάφραση

Etiquetas

solidaridad internacional comunicación proletaria internacionalismo grecia solidaridad con lxs presxs chile contra la represión acción directa anticapitalistas textos protestas sociales english estado español (españa-XPAIN) lucha de clases comunistas méxico Territorio Mapuche detenidas Alemania francia memoria Argentina Shile internacionalismo proletario por el comunismo / por la anarquia presos políticos EEUU migrantes noticias okupacion solidaridad proletaria internacionalista Italia Rojava Ukrania Venezuela anarquistas contra el trabajo disturbios guerra de clases kurdistán Palestina antipatriarcado fotos oaxaca solidaridad proletaria contra caridad cristiana Barcelona Turkia anticarcelario análisis contra el capital contra el nacionalismo contra la democracia contra la patria guerra social huelgas pintadas policía asesina refugiados Siria UK Uruguay contra el estado policial contra la sociedad cárcel defensa de la tierra desalojos son disturbios feminismo francés huelga general insurrección lucha obrera lucha proletaria trabajadores y estudiantes 1º de mayo Ecuador Egipto Mediterráneo Polonia Rusia antifascismo atentados bélgica contra el reformismo y el oportunismo euskalherria expropiación guerra a la guerra huelga de hambre lucha revolucionaria trabajadores en lucha violencia revolucionaria Catalunya Chequia Israel Paraguay Portugal República Checa República Dominicana américa del sur antimilitarismo de clase brasil brigadas internacionales contra la burguesía contra la iglesia católica contra las elecciones contra las fronteras contra las ongs cuba desaparecidos despidos extradicción grupos autónomos historia indepedencia de clase libertad para todxs no borders pegatas perú protestas reflexión revolución social revueltas sabotajes saqueos solidaridad de clase un patriota un idiota América del norte Bosnia Bulgaria CNA China Claudio Lavazza Corea del Norte DIY Filipinas G20 Gabriel Pombo da Silva Golpe de estado India Liberia Marco Camenish Portland Punki Mauri Presente! RIF Sebastian Oversluij Suiza Túnez Val di susa Vietnam ZAD Zaragoza angry antidesarrollismo antimperialismo antinazis antirracismo ateismo autonomía de clase barrios proletarios berlín caja de resistencia caribe ccf censura contra el fascismo contra el fracking contra el mundial de fútbol contra la guerra contra la reforma laboral contra la religión contra la unidad nacional contra las olimpiadas derecho de autodeterminación derrotismo revolucionario donbass día del joven combatiente encuentros feminicidio feria indymedia ioannina irak jornadas anárquicas kobane latinoamérica lucha social marruecos minería no Tav normalistas organización anarquista propaganda. affiche revolución internacional revolución socialista san francisco santiago maldonado somos lxs nietxs de las brujas que nunca pudisteis quemar terrorismo África